miércoles, 25 de abril de 2012

Se reza de muchas formas.


Leo  unos apuntes biográficos de Narciso Yepes, el cual personifica un importante capitulo de la historia universal de la guitarra.

Cuenta J.R. Ayllón, el autor, como este hombre de cuerpo pequeño y fuerte, manos pequeñas y gordezuelas como nidos de gorrión, pero prodigiosamente sensitivas, firmes audaces y ágiles que hacen estremecer las cuerdas de la guitarra, un día a sus veinticinco años, tuvo una súbita, repentina e inesperada conversión, estando sobre un puente de Paris, el mismo Yepes, dice que ese día “tenia la puerta abierta” y Dios se hizo oír y entró de lleno para siempre en su vida.

Cuando le preguntan si su música le gusta a Dios, dice, que le encanta, pero más que la música, lo que le gusta es que le dedique su atención, su sensibilidad, su esfuerzo, su arte, su trabajo. Y, además, ciertamente, tocar un instrumento lo mejor que uno sabe, y ser consciente de la presencia de Dios, es una forma maravillosa de rezar, de orar...

En verdad que es una idea igual de rica, que los manantiales musicales que sacaba del cuenco de su guitarra.

martes, 17 de abril de 2012

Un dia inolvidable


Siempre me gusta hablar de este tema cuando se acercan las fechas de las primeras comuniones, vemos como cada dia la primera comunión de unos niños, se va convirtiendo más en un acto social, y se va eliminando el verdadero sentido de un acto tan importante.

La primero comunión es uno de los siete sacramentos de la Iglesia Católica, y uno de los tres sacramentos de la iniciación a la vida cristiana, junto con el bautismo y la confirmación.

A través de la primera comunión, precedida de la confesión, y luego de cierta preparación llamada catequesis, en la que se estudia el catecismo, es posible tomar por primera vez, la Hostia y el Vino, con lo que están recibiendo realmente el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

Acontecimiento importante que merece celebrarse, pero de esto a montar toda una fiesta que lleve a los padres a tener que empeñarse económicamente, existe un abismo.

Recuerdo con gran cariño, la fiesta que organizaron mis padres para celebrarlo, los tiempos era otros: Pusieron dos tazas de chocolate con galletas, una para mi hermano y otra para mi, la situación económica no daba para más.

Lo cierto es que con aquel detalle tan pequeño, pero tan grande a la vez, nos dieron una lección de sobriedad y elegancia, que nos educó en este tema para siempre.

No saquemos las cosas de su sitio, si que los tiempos cambian, pero no el sentido común, aprovechemos enseñando a los hijos y nietos, que la sobriedad se vive también en los grandes acontecimientos, y lo que deben recordar es la primera vez que fueron Sagrarios Vivientes, llevando a Jesús dentro de ellos.



miércoles, 11 de abril de 2012

Calidad de vida

Recuerdo cuando se decía “nivel de vida”, para expresar como vivía una persona o una sociedad, ahora que se cambia el nombre a todo, se dice “calidad de vida”, los “vendedores” se desgañitan voceando, que un coche, el duplex, el último móvil, o la hamburguesa X, mejoran notablemente la “calidad de vida”, y la frase se está instalando.

Lo que en realidad es una frase que indica “cantidad y calidad de consumo”, se quiere hacer ver como que es el verdadero sentido y fin de la vida.

Creo que la calidad de vida de muchas personas y de la sociedad en general, se podía definir y medir mejor, si atendiéramos a los exponentes de su estado mental y moral: embarazos de adolescentes, fracaso escolar, horas perdidas delante del botellón, violencia de genero, escándalos políticos y económicos. Y confrontarlos con tantas vidas ejemplares, que sin salir en la prensa, trabajan en silencio, se sacrifican con el estudio, el dolor, la escasez económica, y tantas cosas que ennoblecen al ser humano. En la diferencia entre las dos situaciones encontraríamos la verdadera calidad de vida.

Este enfoque no interesa hacerlo así, ya que entonces las ventas no aumentan y el “negosi” no funciona.



lunes, 2 de abril de 2012

El sentido de la Semana Santa

Ya estamos en la Semana Santa, muchos ahora la llaman la semana de primavera, pensando en irse de vacaciones, no buscan el verdadero sentido de estos dias.
Todo motivado por estar sumergidos en un materialismo atroz, en huir del sufrimiento y del dolor, como si estos fueran ajenos al ser humano, estamos en un proceso de secularización que aleja de nosotros cualquier idea sobrenatural.
Celebramos en estos dias la Pasión y Muerte de Jesús, ante la violencia e injusticia que esta muerte significa, no nos puede estrañar que esa muerte y ese sacrificio que fué elegido por Jesús, de acuerdo con los relatos evagélicos, no sea aceptada por los apegados "al buen vivir", a los "alejados del dolor y del sufrimiento", sin pensar que en ese dolor y sufrimiento estamos embarcados todos, queramos o no.
No podemos dudar de la dureza de los acontecimientos de la Pasión y Muerte de Jesús, esta no fué una broma, fué cruel, injusta y generosa.
Gracias a esa generosidad nos abrió el camino de la Vida Eterna.