lunes, 30 de septiembre de 2013

El Papa nos habla de como nos ama el Señor

“¡Ternura! El Señor nos ama con ternura. El Señor conoce esta bella ciencia de las caricias, esta ternura de Dios. No nos ama con las palabras. El se acerca –cercanía- y nos da ese amor con ternura. ¡Cercanía y ternura! Estas dos maneras del amor del Señor que se hace cercano y nos da todo su amor incluso con las cosas más pequeñas: con la ternura. Y este es un amor fuerte, porque la cercanía y la ternura nos hacen ver la fortaleza del amor de Dios”. ¿Pero cómo restituir este amor al Señor? Este es otro punto sobre el que el Pontífice se detiene: sin duda: “amándolo”, haciéndose “cercano a Él”, tiernos con Él: pero esto no basta “Esto puede parecer una herejía, pero ¡es la verdad más grande! Más difícil que amar a Dios es ¡dejarse amar por Él! La manera de devolver tanto amor es abrir el corazón y dejarse amar. Dejar que Él se acerque a nosotros y sentirlo a nuestro lado. Dejar que él se haga tierno con nosotros, nos acaricie. Esto es lo más difícil: dejarnos amar por Él. Esto es lo que debemos pedir en la Misa: ‘Señor, yo quiero amarte, pero enséñame la difícil ciencia, la difícil costumbre de dejarme amar por Ti, de sentirte cercano y tierno’. ¡Qué el Señor nos dé esta gracia!”.



martes, 24 de septiembre de 2013

Ser valiente por una vez

Para solucionar el terrible problema que sufren varios millones de españoles, hay que ir a la raíz del problema, salir de lo que “me conviene a mí.”
Se buscan soluciones para salir del paso, que si una ayuda a los parados, que si una suspensión temporal del pago de la hipoteca a algunos, etc. etc.

Todo esto es una perdida de tiempo, hay que solucionar el problema principal, ¡que todos tengan trabajo!

Para ello tienen que ponerse de acuerdo todos los partidos políticos, los de un lado, los de en medio y los otros, olvidándose de los votos, de elecciones, y de los intereses de partido.

Ser responsables por una vez, ganaros el prestigio que habéis perdido, ¿recordáis lo que es ser honrados?, púes amar al prójimo, y vosotros los políticos solo sabéis amaros a vosotros mismos.

jueves, 19 de septiembre de 2013

Ya son adolescentes.


leo hoy este consejo:
Un hijo, en el momento de la adolescencia, lleva en su interior un ser que ha de nacer a la vida adulta. No nos extrañe, pues, que un adolescente se sienta raro, que no sepa lo que le pasa, que esté más sensible, que tenga cambios de humor, que sufra. Debe obrar un auténtico parto, largo y doloroso, y dar a luz a ese hombre o mujer que lleva dentro. Quien está a punto de nacer por segunda vez es él mismo, ella misma, pero debe nacer a una nueva etapa. De ahí el desconcierto, la inseguridad, la incertidumbre.

¿Y qué pueden hacer los padres en ese trance? Poco y mucho a la vez. Deben saber estar sin que se note, asistir al parto, ayudar a nacer; en definitiva, ejercer de comadronas. En este momento vital, los hijos han de ser los protagonistas: ellos son los que tienen que dar a luz; sin embargo, necesitan la asistencia de la matrona, no para que los sustituya, cosa, por otra parte, imposible, sino para que se sientan arropados. Más que en otras etapas, es necesario que en este momento crucial los padres actúen socráticamente, es decir, que ayuden a sus hijos adolescentes a dar a luz, a nacer a la vida adulta.

La calumnia



La calumnia destruye la obra de Dios, porque nace del odio. Es hija del «padre de la mentira» y quiere aniquilar al hombre, alejándolo de Dios. La calumnia es una brisa, cantaba Basilio en el «Barbero de Sevilla», para el Papa Francisco la calumnia es un fuerteviento.


La calumnia es tan antigua como el mundo y de ella ya se encuentra referencia en el Antiguo Testamento.

El Papa invitó a tener confianza en María, a dirigirle la plegaria, que inicia con «Bajo tu amparo», y a recordar el icono antiguo donde «con su manto cubre a su pueblo: es la mamá». Es la cosa más útil en este tiempo de «odio, de persecución, de turbulencia espiritual», porque «el sitio más seguro se encuentra bajo el manto de la Virgen».

sábado, 7 de septiembre de 2013

Sabado por la paz

Siempre hay una forma de reducir y desactivar las palabras del Papa (de todo Papa) mientras se asiente con benevolencia e incluso se esbozan unos tímidos aplausos. Pero la jornada de ayuno y oración proclamada por Francisco para el próximo sábado 7 de septiembre no es un simple gesto piadoso, una especie de bien-intencionada impotencia. Con su palabra y sus gestos el Sucesor de Pedro propone al mundo entero la mirada sobre el hombre y sobre la historia que nace de la relación con Cristo. Y no hay mirada más penetrante ni más resolutiva en la historia.

jueves, 5 de septiembre de 2013

¿Temor a que?


El mayor enemigo del hombre, es el temor. Temor ¿a qué?, diréis. Al mal, especialmente al que el mismo hombre se imagina y se crea día tras día en su mente y corazón. Este es el enemigo que cada uno debemos empezar por vencer, y cuando tan funesto enemigo lo hayamos vencido, estará vencidos casi todos los demás.
Es necesario que en este momento crítico en que el mundo vive tengamos más amor y menos temor; o en otras palabras: más amor a Dios y al prójimo y menos miedo a las circunstancias. Si así lo hiciéramos, el mundo cambiaría de la noche _a la mañana, porque tan pronto como nosotros cambiásemos de forma de pensar y de ser habría cambiado todo.
Tan pronto como cambie nuestro estado mental habrá cambiado el panorama del mundo, y el porvenir lo podremos mirar confiados y sonrientes, por cuanto detrás de las tinieblas de la amargura y el dolor nos esperan el placer y el gozo pero para conseguir tal fin es indispensable una condición: practicar el amor, si no lo hacemos no esperemos que cambie el panorama, por que no lo conseguiremos jamás.

martes, 3 de septiembre de 2013

domingo, 1 de septiembre de 2013

Aqui de nuevo.


Regreso después de todo un mes aislado de conexión por falta de cobertura para poder escribir en este blog. Ahora descansado, pretendo seguir reflejando lo que siento, en este espacio en el que tan buenos amigos me han dado su amistad y confianza, a todos mi más cordial saludo y mi deseo de que las ideas que siga exponiendo, nos sirvan a todos para luchar y ser cada dia un poco mejores, y si esta filosofia la hacemos llegar a muchos más mucho mejor.