lunes, 14 de diciembre de 2009

La realidad terrena

 
Es verdad que la vida es breve, pero desde esa posición que nos permite mirar el tiempo con relativa calma, podemos también contemplar la realidad terrena. Es verdad que "no solo de pan vive el hombre", pero que duda cabe de que si no tiene al menos pan, mal puede vivir.
 
Con este enfoque podemos entender mejor la Doctrina Social de la Iglesia. La Iglesia estudia y propone, a todos sin excepción, vias de entendimiento para la cuestión social, caminos para hacer posible, y a veces viable, el camino peregrino hacia la ciudad eterna de Dios.
 
No es bueno para el hombre esconder la cabeza en los pliegues religiosos con la excusa de lo limitado del tiempo, para no proceder a tratar de resolver problemas de la vida real. Hay demasiadas personas débiles y necesitadas, con problemas reales diarios, como para que las olvidemos y las dejemos abandonadas a su suerte.
Buen tiempo el que se acerca de Navidad, para pensar sobre esto.
 
Posted by Picasa

9 comentarios:

Ulysses dijo...

no podemos vivir bien sin preocuparnos por el prójimo

Saludos

dimas dijo...

Sin encontrarnos en el otro no somos nada , porque Éles el otro

Roberto dijo...

Es tiempo de hacer vida aquello que la Iglesia nos propone...

icue dijo...

Ulysses.
Efectivamente produce una gran tranquilidad y alegria ocuparno de los demás, Dios lo premia generosamente.
Un abrazo

icue dijo...

Dimas, tenemos que hacer lo que dices y entonces llega la felicidad.
Un abrazo

icue dijo...

Roberto. Nada mejor que el tiempoque estamos, para vivir con intensidad esa propuesta de la Iglesia.
Un abrazo

eligelavida dijo...

Que nadie diga: «No sé qué amar». Ame al hermano y amará al amor mismo. Por supuesto, no es mía la frase. Es de san Agustín. Un abrazo Icue.

Isabel Estercita Lew dijo...

No solo de pan vive el hombre que lo tiene, de seguro que los desnutridos de mi tierra desconocen este dicho y quien lo lanzó al mercado era dueño de una red de panaderías, gordo y pretendía ser filósofo. Aunque no lo sea, tenía la panza llena.
No me parece que tengamos que esperar las navidades para pensar en la pobreza de niños y adultos, para pensar en los miles de niños que mueren de hambre cada día. Supongo que esa caridad hipócrita de estas fechas me hace odiarlas y sentir que no tengo nada que festejar.
En realidad últimamente me pregunto porque hay gente tan rica, cómo hicieron para ganar tanto dinero que nos les daría 2 mil millones de vidas para gastarla.
Disculpame si me extendí y muchas gracias por pasar por mi Botiquín.

Estercita

TORO SALVAJE dijo...

Si.
Buen tiempo para reflexionar sobre ello.

Saludos.