jueves, 18 de abril de 2019

SUBIR EL NIVEL


                                                

Que nivel el de los politicos y el de los debates y mítines que sufrimos cara a las elecciones del próximo dia 28, estamos en un ocaso político.
Da vergüenza verse representado por estos políticos, que solo saben atacar, ofender, maltratar al contrario, engañar con falsedades, esa es la consigna, nunca hablar de proyectos, de ilusiones, de esperanzas. Se valoran apoyándose en los defectos del contrario, nunca por el afán de lucha de si mismos.
¿Por que tanta resistencia a pensar a fondo los temas sociales, éticos y educativos, en una y otra banda del espectro político?. Da a veces la impresión de que es incorrecto, por arrogante, salirse de la vulgaridad cotidiana.
                                                       
Es de esperar que como en otros países, los ciudadanos españoles sepamos pronto discernir la claridad de la confusión, y actuar en consecuencia, no es cosa fácil tomar la decisión de a quien votaremos, pero hay que plantearse que, demagogia, la falsedad, el populismo, el engaño mostrándose con piel de cordero, así como esa laicizad que algunos promocionan no es el camino.
¿Es demasiado desear un gobierno que nos traiga paz, trabajo, libertad para educar a nuestros hijos, derecho a la vida, sin comernos unos a otros?.
!!!!Miremos si entre las ofertas políticas hay algo que se parezca a esto!!!!
Somos responsables de lo que mañana serán nuestros hijos y nietos, no nos equivoquemos.
                                                   

sábado, 13 de abril de 2019

MURIÓ POR NOSOTROS.

 
Toda la vida de Jesús está dirigida a este momento supremo de su muerte en la cruz.
Ahora apenas logra llegar, jadeante y exhausto, a la cima de aquel altozano, venia de sufrir atroces tormentos, flagelación cruel, corona de espinas, el peso de la cruz..... pero lo que más le pesaba, era el peso de los pecados de toda la humanidad, los míos y los tuyos también.
 
La eficacia de la Pasión no tiene fin, nos ha llenado a todos los hombres de todos los tiempos, de paz, de gracia, de perdón, de felicidad, de salvación.
Cada uno podemos decir: "Jesús se entregó por mi", como si cada uno fuésemos únicos.
Y en la misma cruz, hace una demostración práctica de para que muere, cuando a Dimas, al buen ladrón, después de arrepentirse y pedir perdón, le dice: "hoy estarás conmigo en el Paraíso".
Para eso muere Jesús, para que podamos alcanzar la Gloria, gran ocasión la Semana Santa, para arrepentirnos de nuestras faltas y pedir perdón a Dios en la confesión sacramental.
No dejemos pasar la ocasión.
 

jueves, 4 de abril de 2019

FUERA DE JUEGO


                                                          

Llevo una temporada sin poder escribir en mi blog, algo muy importante para mí ha quedado aparcado durante un tiempo.
Ha ocurrido que El Señor ha querido hacerme el regalo de la enfermedad, la cual me ha aparcado temporalmente.
                                                        

Parece que la  situación se normaliza y poco a poco puedo establecer el contacto de mi blog con tantos amigos queridos.
Ha sido una ocasión para ver más de cerca como el Señor se ocupa de nosotros y nos bendice con ayudas para ser mejores en nuestra vida física y principalmente en la vida espiritual.
                                                   

He rezado por todos y creo que mi unión con El Señor es más profunda, le pido que me mantenga en este deseo de no separarme de Él, y ser más comprensivo con los que piensa de distinta forma.

viernes, 15 de febrero de 2019

El momento de los valientes.

                                             
Creo que el católico del siglo XXI, no interpreta correctamente aquello de “poner la otra mejilla”, eso no quiere decir echarse atrás, Jesucristo decía esto para evitar violencia, pero en paralelo murió crucificado.

Está instalada en la opinión publica, entre católicos y no católicos, la idea de que la fe es un asunto privado, olvidando que la fe tiene una proyección apostólica, y por tanto debe llegar a todos, si la fe solo la viviéramos en nuestro interior, estaría muerta, adquiere vida cuando la hacemos llegar a los demás.
                                               
Al observar las manifestaciones de muchos políticos, que se llaman católicos, se pone uno “colorao”, al ver como caminan por el filo de la navaja.

Es una vergüenza, que el consejo del asesor de imagen de turno, haga que sus declaraciones sean sinuosas, o difuminadas, para que cuando hayan pasado por el tamiz de la opinión publica, no reduzcan el numero de votos en las elecciones más próximas.
                                                   
Pero los políticos no son tontos, ya han captado antes como está el patio, en el electorado católico.

Este electorado, en una gran mayoría vive acomplejado, indiferente, indolente, tibio, ni frío ni caliente, es un terreno abonado para el político oportunista que tanto abunda hoy día.

También le ocurre a este tipo de personas que tienen miedo de contrariar al amigacho, siempre existe algún interés por medio, pero  lo que ocurre es que cuando se da cuenta, se ha quedado solo, nadie quiere nada con él.

Esta situación del católico, si que tiene solución, en muchos terrenos de la vida publica y privada.

No somos católicos de sacristía, no estamos replegados en una esfera privada, somos ciudadanos del mundo, como cualquier hijo de vecino.
                                                 
Es el momento de sacar ese caudal que llevamos dentro, que hemos acumulado a lo largo de los años, de cultura, de buen hacer, de buenas costumbres, en una palabra de amor a Dios, y que nos ha llegado a través de nuestros padres, de nuestros amigos, de una escuela seria, y de la Iglesia que siempre nos ha guiado con sus consejos y enseñanzas.

Es el momento de refundar nuestra fe, sobre unos cimientos menos medrosos y claudicantes.
                                             
El mundo necesita muchos locos, locos con el alma limpia, con el corazón ardiente, con el vigor del heroico soldado, y con la ternura de la madre, es el momento de los valientes.

lunes, 11 de febrero de 2019

Tener temor.

 
Uno de los mayores enemigos del hombre es el temor. Temor ¿a qué?, direis. Al mal, especialmente al que el mismo hombre se imagina y crea dia tras dia en su mente y en su vida. Este es el enemigo que cada uno debemos empezar por vencer, y cuando tan funesto enemigo lo hayamos vencido, estarán vencidos casi todos los demás.
 
Muchos hombres dicen no creer en nada, y en cambio tienen miedo de todo. ¿Por qué?, es muy sencillo, por que el temor está dentro de ellos mismos, precisamente por no cumplir siempre con su deber, si lo cumplieran, el temor desapareceria como la tiniebla ante la luz.
En estos momentos que vivimos es necesario más amor y menos temor, o de otra forma, más amor a Dios y al prójimo, y menos miedo a las circustancias.
Si hacemos cambiar nuestro estado mental habrá cambiado el panorama del mundo, y el porvenir lo podremos mirar confiados y sonrientes, por cuanto detrás de la tiniebla de la amargura y el dolor nos esperan el placer y el gozo, pero para conseguirlo es indispensable practicar amor, si no lo hacemos no lo conseguiremos.
 

lunes, 4 de febrero de 2019

Frases que hacen pensar.

Ayer cayó en mis manos un folleto, en el que se citaban frases pronunciadas por distintas personas, que me hicieron reflexionar, traigo aqui algunas de ellas:
 

Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energia atómica: la Voluntad. (Noél Clarasó)
Aquel que obtiene una victoria sobre otro hombre es fuerte, pero quien obtiene una victoria sobre si mismo es poderoso.
(Josh Billins)
Haz que las contrariedades te alienten y los obstáculos te engrandezcan. (Hill Eardley)
Nuestro conocimiento es una pequeña isla en el enorme océano del desconocimiento. (James Joyce)
 

El conocimiento nos hace responsables. (Isaac Bashevit)
Muchos hombres pasan por sabios, por la ignorancia de los demás. (Herman Nahr)
Por los defectos de los demás el sabio corrige los propios. (Séneca)
A veces cuesta mucho más eliminar un solo defecto, que adquirir cien virtudes. (J. Luciano Balmes)
La vida consiste en no tener buenas cartas, sino jugar bien las que uno tiene. (Anónimo)
 

No hay lugar tan estrecho donde no se pueda elevar el pensamiento al cielo. (Jean de la Bruy)
La alegria se encuentra en el fondo de las cosas, a cada uno corresponde extraerla. (Marco Aurelio)
La alegria compartida es doble alegria. (Dewey)
 

lunes, 28 de enero de 2019

La prosperidad no lo es todo.

 
Parece contradictorio, pero cada vez más problemas sociales y de salud, son consecuencia de la prosperidad, no de la pobreza.
En estudios de consumo realizados, se hacen comparativas entre 220 modelos de coches, 250 cereales para el desayuno, 350 fondos de inversión, e incluso 35 modelos de alcachofa fe ducha, y se podia seguir mucho más.
 
Pero lo que la gente desea y necesita de verdad son más principios morales--más amor amistad -más respeto -más vida familiar - más   nivel social -más diversión, que les podía dar paz y serenidad, y todo eso no está en el mercado.
 
Esto hace que las personas se sientan abrumadas y estresadas a la hora de tomar la mejor opción, y por lo mal que se sentirán si no aciertan en la elección.
 
Está claro que estos problemas no son graves comparados con la pobreza o el desempleo que tantos sufren hoy día.
La enseñanza creo que debe ser que los problemas de la prosperidad, nos debían de recordar que no importa cuanta riqueza se tenga, sino como se usa.

jueves, 17 de enero de 2019

Ser felices


                                               
A veces pensamos que la felicidad es algo reservado para otros y muy difícil de darse en nuestras propias circunstancias. Podemos llegar a pensar que la felicidad es como un sueño que no tiene que ver con nosotros.
                                                 
La relacionamos quizá con grandes acontecimientos, con poder disponer de una gran cantidad de dinero, gozar de una salud esplendida, tener un éxito profesional o afectivo deslumbrante, protagonizar grandes logros del tipo que sea, pero la realidad resultante es bastante distinta a eso.
                                                 
La prueba es que la gente más rica, más poderosa, más atractiva, o que mejor dotada está, no coincide con la gente más feliz.

Tampoco parece que disponer de un gran talento o gozar de muy buena salud sean lo que decide la felicidad.

Tampoco es que para ser feliz haya que ser retrasado mental, enfermo o desafortunado.

Tanto en unos como en otros casos, unos se sentirán felices y otros no. Parece que la felicidad y la infelicidad provienen de otras cosas, de algo que están más en el interior de la persona, en la forma de plantear la vida.

Por ejemplo, muchas veces sufrimos, o nos embarga como un sentimiento de desánimo, o de agobio, o de fatiga interior, y no hay a primera vista una explicación externa clara, porque no hemos tenido ningún contratiempo serio, ni tenemos hambre, ni sed, ni sueño, ni nos faltan la salud o las comodidades imprescindibles.

Los problemas nos los creamos, y si investigamos un poco llegamos a descubrir que están causados por nosotros mismos: muchas de las quejas que tenemos contra la vida, si nos examinamos con valentía, nos damos cuenta de que provienen de nuestro estado interior, de nuestra pereza, de pequeños egoísmos, envidias, susceptibilidades, etc. En definitiva, de errores personales que nos producen una desilusión.
                                             
Sin embargo, hay que pensar que es precisamente esa desilusión que descubrimos la que nos brinda la oportunidad de mejorar y ser más felices. Y nos advierte de que algo en nuestro interior debe cambiar. Es muy bueno que notemos con fuerza el peso de nuestros errores: si no fuera así, sería muy difícil que rectificáramos.
Cuando entremos en ese camino, empezaremos a vislumbrar la felicidad
                                           
                               

lunes, 14 de enero de 2019

Eliminar esfuerzos de nuestra vida.

La pretensión de diseñar una sociedad en la que el objetivo sea ahorrar al ser humano todo esfuerzo va más allá de intentar lograr una sociedad cómoda; su meta final, aunque no se quiera así, es una sociedad decadente, donde sus habitantes se atrofian y no son felices, por que verse con poca voluntad produce una profunda insatisfacción. La historia proporciona múltiples ejemplos para aprender de ellos.


Si seguimos empeñados en una educación que ahorre todo esfuerzo a los jóvenes, y en conseguir un ideal ético en donde el esfuerzo, y con ella la virtud esté ausente, la historia se repetirá con su doloroso final.
De ahí que sea urgente volver a valorar el ideal de la virtud, y perder el miedo al esfuerzo.Estaremos ayudando a muchos jóvenes que no se mueven para no cansarse.


viernes, 11 de enero de 2019

Educar a nuestros hijos

 
Stephen Levine, decía: Tener hijos no lo convierte a uno en padre, del mismo modo que tener un piano no lo convierte a uno en pianista".
 
Padres y madres tenemos que entrenarnos para ser lideres en este oficio.
Nadie da lo que no tiene, tenemos que formarnos adecuadamente para ser los mejores referentes y ofrecerles lo que es bueno para ellos a largo plazo. No lo fácil y lo que piensa todo el mundo. Los padres somos los verdaderos responsables y verdaderos protagonistas en la educación de nuestros hijos. Está en juego su felicidad.
Tenemos que defendernos ante tanto "progre"que quiere que sea el estado el que eduque y aleccione a nuestros hijos.
 

viernes, 4 de enero de 2019

COMPRENDER Y AMAR.

 

En un programa de televisión en Estados Unidos,(EWTN)relataron un episodio de la vida de Juan PabloII, poco conocido:
Un sacerdote de Nueva York, al entrar en una iglesia en Roma, observa a un mendigo pidiendo, y le reconoce como un compañero del seminario, que se ordenó sacerdote el mismo dia que él.
Tras saludarle, escuchó que el mendigo le decia que habia perdido la fe y la vocación.
Al dia siguiente después de asistir a la misa privada del Papa, tuvo ocasión de pedirle al Santo Padre que rezara por el mendigo, contandole brevemente lo que sucedia.
Un dia después recibió la invitación del Vaticano para cenar con el Papa, y que llevara al mendigo.
Después de la cena el Pontifice, quiso quedarse solo con el mendigo, pidiendole que escuchara su confesión, el hombre impresionado respondió que ya no era sacerdote, a lo que el Papa contestó: "una vez sacerdote, sacerdote para siempre", "pero estoy fuera de mis facultades de presbitero", insistió el mendigo. "Yo soy el obispo de Roma, me puedo encargar de eso", dijo el Papa.
El hombre escuchó la confesión del Santo Padre y le pidió a su vez que escuchara su propia confesión. Después de ello lloró amargamente. Al final Juan Pablo II, le preguntó en que parroquia habia estado mendigando, y le designó asistente del parroco de la misma, y encargado de la atención de los mendigos.
 

SUBIR EL NIVEL

                                                 Que nivel el de los politicos y el de los debates y mítines que sufrimos cara a las...