viernes, 19 de mayo de 2017

No se donde voy.

 
Hoy dia en la enseñanza se habla de "aprender a aprender", pero no se contesta, ni siquiera se formula la pregunta clave: ¿Aprender a qué?.
Los contenidos son lo de menos. Lo importante es que estos adolescentes, llamados a vivir la sociedad de la información, dominen las nueva tecnologias informáticas que van a poner a su disposición inmediata todo el saber disponible en el mundo entero.
                                                                     
Unamuno decia de alguien que era capaz de decir tonterias en cinco idiomas. Pensemos en la gran inversión para que los adolescentes aprenan inglés.
Pero no se les pregunte a esos chicos por la politica de cualquier pais, el problema del Ulster o la economia americana,ect. por que todo eso lo ignoran, si están "al loro", de lo último en música pop o en marcas de ropas o moviles de última generación.
Informatica e inglés para prepararse a conseguir una buena posición económica. Aqui se agota el panorama cultural y social abierto a estas inteligencias, potencialmente infinitas, de quienes pronto tomarán la dirección de la cosa pública y de las grandes empresa.
                                                                        
¿Donde quedó aquel arbol frondoso de las ciencias, las humanidades clásicas, y los grandes libros?.
¿Que fué de los ideales para cambiar el mundo que todos llevavamos dentro en nuestra juventud?.
La respuesta a estas preguntas se ignora, no saben no responden.
Sobre base tan somera es inviable que se desarrolle una formación civica.

viernes, 12 de mayo de 2017

El grano de oro.

Leo esta anecdota de R. Tagore que creo oportuna para hablar de generosidad, y que me parece oportuno traer aqui:
 "Iba pidiendo cuando tu carroza de oro apareció en la lejania, como un sueño magnifico. Y yo me preguntaba maravillado quien debia ser aquel Rey de Reyes. Mis esperanzas volaron hasta el cielo y pensé que mis dias malos se habian acabado. Me quedé esperando limosnas espontaneas, tesoros derramados frente a mi. 
La carroza se paró a mi lado mismo. Me miraste y bajaste sonriendo. Senti la que felicidad de mi vida habia llegado. Pero de golpe, alargasteis la mano diciendo:"¿puedes darme algo?". !Ha! !que salida la vuestra realeza! !pedir vos al mendigo!. Estaba confundido y no sabia que hacer....saqué despacio, de mi zurrón, un grano de trigo y os lo di.
 
Que susto tuve al anochecer, cuando vaciando el saco en el suelo, encontré un granito de oro enmedio de la miseria del pobre.
!Que amargamente lloré de no haber tenido corazón para dartelo todo!.
Posted by Picasa

lunes, 8 de mayo de 2017

Amar a nuestros enemigos.

 Leia unas frases del evangelio. "Amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen"
Dificil mandato en los tiempos que vivimos, pero no podemos amar solo a los que nos aman, poco mérito tendriamos.lo otro es dificil pero no imposible.
 
Amar a nuestros enemigos, al que piensa distinto, al que nos ataca, no significa que un cristiano, no pueda censurar a otro, razonando con él acerca de su error o lo malo de sus acciones.
Hata puede "censurar con severidad", para convencer al individuo e incluso valerse de las leyes si su comportamiento se sale de la legalidad, para salvarlo de las consecuencias de continuar un camino malo.
Es frecuente decir que si la gente no piensa igual que nosotros, decimos que el otro está equivocado, pero puede ocurrir que existan dos lineas de pensamiento, es posible que en el mundo existan muchas personas que piensen diferente. Cuantas veces con un imple saludo afectvo se produce el acercamiento, y con él la conversación, el razonamiento, pudiendo llegar a conseguir amar a esa persona.
 
Estemos seguros de si lo que pensamos es lo que corresponde a nuestra forma de ver la vida, si somos cristianos, veamos si somos coherentes, si cumplimos lo que nos dice la Biblia,de,amar a Dios sobre todas las cosas y alprójimo como a nosotros mismos.
Posted by Picasa

viernes, 5 de mayo de 2017

Jerarquia de valores (3)


Por último, en tercer lugar, después de Dios y de nuestros semejantes están las cosas que nos rodean; todas las cosas son naturales o artificiales. Todas tienen una dignidad que debemos respetar, y nos imponen deberes, aunque no sean tan graves como los que nos imponen las personas. Pero muchas veces son graves y urgentes.
                                                                       
La relación del hombre con el mundo, también viene expresada en la tradición cristiana con una formula feliz. El hombre es administrador del mundo. Se le ha dado el dominio del mundo material para que lo cuide, y se sirva de él para sus necesidades. Pero no es el dueño del mundo; es simplemente su administrador. Y como todo administrador, se le pedirán cuentas de su administración. Puede usar las cosas y servirse de ellas, pero no puede maltratarías ni destruirlas a su antojo.
                                                                       
El derecho de propiedad, que es el derecho sobre las cosas, es un derecho limitado según la tradición cristiana. Aunque las cosas sean mias no puedo hacer con ellas lo que quiero; en primer lugar porque hay otras personas en el mundo.

Cuidar la naturaleza, que además de suministrarnos ese oxigeno que necesitamos para respirar, nos da los alimentos necesarios para nuestra supervivencia, y bueno seria preocuparnos para que se produzca un reparto equitativo, en todas las partes el mundo.
 
Posted by Picasa

domingo, 30 de abril de 2017

Jerarquia de valorers (2)

 

Como comportarnos con el prójimo está explendidamente expresado en un mandamiento, que resume el resto del Decálogo:
Este amor es diferente del anterior, porque los hombres no somos dioses. El amor a Dios tiene que ser absoluto, porque tenemos respecto a Él una dependencia absoluta. En el amor a los hombres, en cambio se nos pone una medida, aunque es una medida muy exigente. Hay que amar a los demás como nos amamos a nosotros mismos.
                                                                       


No se puede negar que se trata de una comparación feliz, y que encierra una sabia pedagogía. Se trata de querer para los demás lo que queremos para nosotros y de evitarles lo que nosotros evitamos. Es lógico que tengamos que amar a los demás como a nosotros mismos, por que son seres humanos de la misma categoría que nosotros, hombres como nosotros. Para Dios todo; para los hombres, lo mismo que queremos para nosotros. La moral sigue la lógica de las cosas, el orden de la realidad.

Evidentemente no podemos amar a todos los hombres con la misma intensidad. Esto excede completamente nuestras capacidades reales. Somos muchos millones de seres humanos sobre la tierra, a la mayor parte no los conocemos y no tenemos ninguna relación con ellos, ningun contacto.
Por eso se nos da un criterio de orden: amar al prójimo; esto es, ama al próximo, al más cercano. Hay que preocuparse de los que están más próximos por lazos de sangre, de amistad, de camaradería, o por proximidad fisica, cuando el amor arraigue en nosotros, será momento de llegar al otro lado de los océanos.
                                                                                

Dentro de este apartado de los deberes hacia nuestros semejantes, hay que incluir también todas las realidades culturales y sociales, que son fruto de la historia, y de la convivencia humana: por ejemplo personas jurídicas y morales, instituciones, tradiciones, costumbres, etc. en general, todo el patrimonio cultural humano que existe y que también nos impone deberes.

miércoles, 26 de abril de 2017

Jerarquia de valores. (1)

                                                                 

                       
En la vida debemos tener una jerarquía de valores para saber que queremos ser.
Hoy escribo una primera parte de este tema que consta de tres entradas, para desarrollar este importante tema.
                                                               
 En nuestra vida nos rodean una serie de seres y circunstancias, que al analizarlas veo que deben de tener una preferencia y un orden: El 1º es Dios, el 2º son los hombres incluyendo en este punto la sociedad y su cultura y en el lugar 3º, la naturaleza y su conjunto, cada una de estas realidades nos impone deberes, hablar de todos ahora seria muy largo, lo haré en tres artículos distintos:
                                                                       

El primero a considerar es Dios, es un ser muy especial; es lógico que nuestros deberes hacia Él sean tambien muy especiales. Es lógico que si existe Dios, y los cristianos creemos que existe, ocupe el primer lugar en nuestra vida. Esto está perfectamente expresado en el primero de los diez mandamientos: . Hay que llamar la atención sobre esta formula tan simple y tan rotunda. Repite por tres veces la palabra todo. Es lógico, si Dios es Dios, el Ser Supremo, requiere una atención absoluta: si Dios existe, solo se le puede amar coherentemente si se le quiere como dice ese primer mandamiento. Es el único modo de tratar a Dios como merece.
                                                                           

El orden de los amores exige poner a Dios por encima de todo. Al no creyente le puede parecer una dependencia excesiva. Pero seria no entender bien la cuestión, si Dios existe -y existe- esa dependencia no puede ser excesiva, ni arbitraria, ni esclavizante. Seria excesivo depender de otro hombre, o de otra realidad, pero de Dios no. Al contrario depender asi de Dios es depender del mejor de los seres, del más perfecto, del más comprensivo, del más amable, del más digno: del único que vale la pena y es necesario depender absolutamente.