domingo, 13 de julio de 2008

El tamaño de Dios.

 

Collins, hombre muy conocido en Inglaterra, y famoso por su incredulidad, se encontró en cierta ocasión con un obrero que se dirigia a la Iglesia.
¿Como es tu Dios, grande o pequeño?, le preguntó con ironia.
El obrero contestó: Es tan grande que tu cabeza no es capaz de concebirlo, y es tan pequeño, que puede habitar en mi corazón.
Collins confesó que aquellas palabras ejercieron sobre él más influencia que todos los argumentos apologéticos.
 
Posted by Picasa

8 comentarios:

Laura de Nava dijo...

Dios excede nuestro pensamiento, excede todo cuanto podemos pensar o creer... Dios está por encima de nosotros y sin embargo se hizo un pedazo de pan para que lo pudiéramos comer y así ser tangible y cercano. Cuanto nos ama nuestro Dios... Un abrazo cariño. Unidos en oración siempre.

Alter ego (el otro yo) dijo...

A Dios nadie lo ha visto nunca,excepto los Santos.Pero cuando la pura Luz Divina ha chocado con la materia del mundo,se ha refractado en mil objetos,ha hecho salir de la sombra mil imágenes,mil reflejos de Dios.Dios se ha hecho visible.
Saludos icue y laura

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

A veces las palabras más simples tienen más peso que toda la sabiduría adquirida con el afán de grandilocuencia. Saludos cordiales.

icue dijo...

laura.
Siempre me da paz el leerte, gracias por tu comentario tan positivo y educativo.
Con cariño

icue dijo...

alter ego.
Si a Dios no le hemos visto, pero lo notamos en nuestro interior cuando estamos en gracia, nos habla continuamente, y nos dice que hacer, lo importante es seguirlo y no ser soberbios.
Un abrazo

icue dijo...

luis alejandro.
Tienes toda la razón, por eso Jesús nos decia que seamos como niños, esa sencillez es la que nos acerca a El.
Un abrazo

JORGE dijo...

Apreciado en Cristo Icue,

Dios es tan maravilloso, que se revela ante los humildes.

Este obrero lo conocía mucho más que cualquier intelectual.

Muy buen post.

Gracias y bendiciones

icue dijo...

jorge.
Si Jorge, Dios se manifuesta a los sencillos y asi se hace más grande, pidamos que la soberbia no nos haga grandes.
Un fuerte abrazo