sábado, 4 de octubre de 2008

No a la eutanasia.

 

El derecho a la vida es un derecho fundamental y universal. Por tanto el hombre no tiene ningún derecho sobre su vida ni sobre la vida de los demás, en la tradición ética del respeto a la vida, la dignidad humana es invariable, no se disminuye a causa de la enfermedad, el sufrimiento, la malformación o la demencia.
Más aún, como lo muestra la experiencia, la adversidad biológica o psiquica puede ser ocasión de ulterior ennoblecimiento.
 

La muerte natural y serena es el fin deseable de toda vida humana, por esto es perfectamente legitima la lucha contra el dolor.
 

Basandonos en estos principios nacidos de la recta razón, se debe rechazar la eutanasia cuando implica la decisión de anticipar el final de una vida, que la enfermedad o la vejez parece haber convertido en insostenible, o como el acto de acabar deliberadamente la vida de un enfermo incurable para poner fin a su sufrimiento.
Es por tanto, contrario a la ética y socialmente desorientador, legislar sobre la supresión de las vidas de inocentes. Toda ley que lo autorice estará sujeta a abusos impredecibles.
Independientemente de que un Parlamento apruebe o no un proyecto sobre la eutanasia, debemos recordar, que no todo lo que está legalmente permitido, es moralmente licito.
 
Posted by Picasa

28 comentarios:

Mary dijo...

¡¡NO A LA EUTANASIA¡¡

¡¡NO AL ABORTO¡¡

¡¡¡ SI A LA VIDA¡¡¡

QUE ES UN DON DE DIOS.

CARIÑOS ICUE.

gueRRera de la LUZ dijo...

A veces me da miedo vivir en este mundo rodeada de tánto loco suelto haciendo proselitismo de la muerte y la destrucción.

Confiemos en el poder de la oración y en los planes de Dios para salvarnos de todo esto.

Un abrazo.

Militos dijo...

Precisamente lo que mueve a la confusión actualmente es el pensar que todo lo legal ya es moral, como tú dices. Ahí es donde hay que instruir a las personas, lo malo es que la mayoría no se quiere enterar. En tu post está todo muy claro. La verdad es que da miedo vivir en una sociedad como la actual y a veces una se desanima porque da la impresión que no se puede hacer nada contra tanta aberración.
Confíemos en que Dios lo puede todo y cuando El quiera hará que nuestros pequeños esfuerzos empiecen a dar resultado.
Un abrazo

Hilda dijo...

wow!! conciso, preciso y concreto; excelente post con el que coincido totalmente.

Cierto es que los médicos en ocasiones exageramos en las medidas extraordinarias con las que tratamos a nuestros pacientes, provocando o alargando el sufrimiento de estos pero de ahí a matar directamente, que es el caso de la eutanasia es muy diferente.

Hay que tratar al paciente con medios ordinarios, ayudarlo a que esté cómodo y en la medida de lo posible sin dolor. El mismo cuerpo y Dios decidirán cuando es el momento adecuado sin que tengamos que intervenir.

También aquí interviene la avaricia de los hospitales, quienes te cobran un ojo de la cara por la hospitalización y una enfermedad puede llevar a una familia a la quiebra.

Como todo, cuando las cosas se hacen con caridad (y caridad no significa regalar) entonces todos salimos beneficiados.

Excelente aquello de que no todo lo logal es moral, totalmente cierto.

Y por cierto cuando me refiero a medios extraordinarios me refiero a máquinas que respiran y mantienen las funciones por las personas. No tengo nada contra ello, pero cuando son utilizados en casos que no hay nada que hacer, entonces solo hacen sufrir a las personas. En esos casos, el tratamiento debe ser paliativo, como dije, tratando al dolor y manteniendo cómoda a la persona para que el cuerpo y Dios decida el momento. Es diferente cuando esas máquinas auxilian a que una persona salve su vida.

Espero haberme dado a entender. Un abrazo. Hilda

icue dijo...

mary.
Ese grito tuyo de no a las barbaridades y crimenes, debia oirse en el mundo entero, dilo siempre asi de fierte, alguien lo escuchará.
Con gran afecto

icue dijo...

guerrera de la luz.
Tu nombre lo dice todo, guerrera de la luz, de la vida, de lo nble, tenemos que ir a por ellos sin tener miedo.
Saludos

icue dijo...

militos.
Estoy seguro de que Dios permite estas barbaridades, primero para respetar la libertad de cada uno, y seguno para que los que vemos claro que no está bie, nos fortalezcamos, nos curtamos en esa batalla, que haga que todo sea más sensato.
Saludos cariñosos

icue dijo...

Hilda.
Claro que te has dado a entender, no se puede mantener una vida artificialmente, pero tampoco se puede eliminar a las primeras de cambio.
me alegra mucho, ver un medico que lo tenga tan claro como tu, seguro que los mexicanos pueden estar tranquilos contigo.
Abrazos

Hilda dijo...

fiuu!!! que bueno que se entendió, así como lo expresaste tú, así era mi idea que quería plasmar!!!

je je no todos los mexicanos van conmigo a consulta, ji j, ya en serio, gracias por esas palabras un honor recibirlas!!

Un abrazo. Hilda

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Primero el aborto, ahora la eutanasia...temas valóricos complejos.

Ciertamente que, desde las raíces religiosas, se insiste en la dignidad de la vida humana. De acuerdo...¿pero es digna la vida de una persona que no se puede mover ni comunicarse de ninguna forma explícita y que sólo es mantenida con vida de modo artificial, mediante máquinas, por quince años? (es lo sucedido a Terry Schiavo, en Estados Unidos).

No es sólo el derecho a la vida, sino que a una vida digna; ciertamente que deben de establecerse parámetros muy estrictos y específicos (opiniones colectivas, voluntad de la persona afectada, condición médica irreversible y terminal) en cuanto a la Eutanasia.

Los debates legislativos al respecto marcan como principio invariable la autodeterminación...y volvemos a lo expresado acerca del aborto; si hay una persona de suficiente fe, no recurrirá a la eutanasia ni aunque le insistan en ello.

Cierras diciendo que lo que está legalmente permitido no es moralmente lícito de modo necesario; cierto...pero no es la moral católica la única existente sobre la faz de la Tierra (aunque creas que es la mejor).

¿Cómo es posible que un dios permita estas barbaridades siendo que ama al hombre? No lo puedo entender, de verdad. Saludos afectuosos, de corazón.

icue dijo...

hilda.
Eres un encanto, como me gustaria que fueras mi médico.
Un abrazo

icue dijo...

luis alejandro.
Me gustaria sobrevolar por encima de la moral cat´lica en este caso de la eutanasia.
Para cualquier persona generosa y humana, debe de prevalecer el amor al otro, se que llega un momento en que la vida no se puede mantener artificialmente,¿cuando se quita el respirador?
En el comentario de Hilda dice:
Y por cierto cuando me refiero a medios extraordinarios me refiero a máquinas que respiran y mantienen las funciones por las personas. No tengo nada contra ello, pero cuando son utilizados en casos que no hay nada que hacer, entonces solo hacen sufrir a las personas. En esos casos, el tratamiento debe ser paliativo, como dije, tratando al dolor y manteniendo cómoda a la persona para que el cuerpo y Dios decida el momento. Es diferente cuando esas máquinas auxilian a que una persona salve su vida.
CREO QUE LO EXPLICA MUY BIEN
CON GRAN AFECTO Y AGRADECIENDO TUS COMENTARIOS.

Militos dijo...

Icue: acabo de insertar tu enlace en medio de mi post de hoy, porque quiero que lean sobre la VIDA en este blog.
SALUDOS

Francisco Javier Fernández dijo...

Enhorabuena por el blog, es un placer leerlo día a día. Coincidimos en todas las ideas y me alegra mucho encontrar a alguien como usted en estos tiempos.
No se podía decir mejor con tan pocas palabras.
Necesitamos rezar mucho.
Un saludo.

JORGE dijo...

Apreciado en Cristo Icue,

Nadie es dueño de la vida, sólo Dios. Pero a veces el hombre se comporta como los viñadores asesinos, del evangelio del domingo, que matan sin escrúpulos, creyendo que así obtendrán el poder. Y tienen al dinero como su dios.

Eso hace que cuando ya resulte "costoso" el tratamiento de un enfermo terminal, opten por matarlo.

Un paciente deprimido, que piensa en el suicidio, lo que más necesita es apoyo y que su dolor sea calmado.

Cuando el ser humano pierde la noción de la importancia de la vida, va camino a su autodestrucción.

Gracias y bendiciones

Hilda dijo...

Querido ICUE, metiendo mi cuchara (es decir opinando donde no me llaman). Totalmente de acuerdo contigo en lo que comentas a Luis Alejandro, esos son los métodos extraordinarios que yo como médico condeno porque no dan dignidad de vida y yo creo que como bien dices cualquier persona generosa estaría en contra. Mantener la vida así es inhumano, ahí los métodos extraordinarios como los respiradores, están demás, la naturaleza debe seguir su curso.
El problema es que los hospitales no siempre tienen a esas personas humanas, sino a aves de rapiña como bien menciona Jorge que se creen no solo dueños de la vida, sino de cuanto cobrar por ella. Hay que verlo, vas al doctor particular o una clínica y te sacan los ojos de la cara por un tratamiento sencillo y te llevan a la quiebra por un tratamiento largo.
La caridad es lo que falta en la medicina.
Y con respecto a la moral católica, yo creo que el derecho a la vida es algo moral, olvidemos si se es católico, judío o budista. La moral no tiene religión. El hacer las cosas correctas no tiene religión. Y obvio, una persona religiosa sabe que siempre debe hacer lo correcto, aunque a veces se equivoque.

Y con respecto qué Dios permite esas barbaridades, yo creo que la respuesta no es tan difícil. Ninguno. Dios no es el causante de ello, es el hombre. Dios no tiene que ver en los asuntos del hombre en el sentido de los actos que son nuestra responsabilidad. Me explico, Dios para quienes somos creyentes es el Dueño y Señor de todo pero nos dio libre albedrío. Por tanto los responsables de la hambruna, de la pobreza, de la mala distribución de la riqueza, la corrupción, del aborto, de la etunasia, etc., son problemas humanos, problemas originados por nuestras malas acciones, por nuestras malas decisiones. Dios no tiene que ver ahí, somos nosotros los responsables. Entonces es al hombre al que tenemos que recordarle el valor de la vida.

Por otro lado coincido totalmente con Jorge, un paciente deprimido, enfermo, no necesita que lo maten, necesita que le den calidad de vida y lo acompañen, así como lo atiendan en su dolor. El cuerpo es sabio y hasta en el último dolor de la muerte tenemos una gran lección.

Es lo que pienso, disculpa me meta. Un abrazo. Hilda

icue dijo...

militos, muchas gracias por llevarme atu blog, para mi es un gran honor.
Con gran afecto

icue dijo...

francisco javier, si rezar, mortificarnos y actuar, es lo nuestro.
Gracias por tus elogios a mi blog,
un abrazo

icue dijo...

jorge.
Tienes muvha razón un paciente deprimido, abatido por el dolor, lo que menos necesita son accione negativas como la muerte, lo que necesita es que los que le rodean lo colmen de cariño.
Un abrazo

icue dijo...

Querida hilda, haces muy bien, pero que muy bien en entrar en este tema, que tan bien explicas, a mi me ha ayudado mucho, y cada dia estoy más contento y doy más gracias de haberte conocido, ya que seguro que algún bien hacemos con estos comentarios.
Con todo afecto

Hilda dijo...

¿se nota hasta allá el sonrojo? menos mal que soy de utilidad ji ji
querido amigo, también estoy agradecida de haberte conocido, todo un honor!!!
Saludos cariñosos. Hilda

icue dijo...

Hilda.
Siempre de acuerdo cotigo, hemos tenido suerte los dos.
Con afecto

ARCENDO dijo...

Jesús dijo, Yo soy el camino, la verdad y LA VIDA. Por tanto si atentamos contra la Vida estamos atentando contra el mismo Dios; dueño y Señor de nuestra existencia.
La medicina actual tiene recursos para paliar el dolor, y nuestra fé para aliviar el sufrimiento propio y de los demás "mi yugo es suave y mi carga es ligera".
El problema de nuestro mundo es que se resiste a aceptar LA CRUZ, que es signo de salvación eterna.
Buen post...hace reflexionar.
Saludos.

JORGE dijo...

Así es Icue,

Ahhh, gracias por poner la foto de mi querido Machu Picchu.

No se si lo habrás hecho a propósito, o a sido la providencia, pero te comento que Machu Picchu significa "montaña vieja", que también se traduce como “montaña importante”.

Y en una sociedad como la nuestra en donde se considera poco importante a las personas solo porque ya no son jóvenes y se les busca eliminar por ello (la mayor cantidad de víctimas de la eutanasia son los ancianos), cabe reflexionar que en lo más elemental de nuestro orden natural está el darle importancia a nuestros mayores, no por su aporte económico (escaso ya), sino por su condición de personas, además de los valores que nos pueden seguir aportando (incluso con solo verlos) hasta su muerte natural.

+Gracias y bendiciones

Cris dijo...

Respeto mucho todo lo comentado.Pero deseo morir dignamente aúnque eso suponga apagar una máquina.

Espero y deseo que si eso me llegase a ocurrir,tenga alguna mano amiga que me ayude a morir con dignidad y a mis seres queridos a vivir sin el sufrimiento de verme asi.

Con mis respetos.
Un saludo.
Cris.

icue dijo...

arcendo.
Cuesta mucho aceptar la cruz verdadera, a veces nos inventamos una más comoda.
No debemos dejar de utilizar todos los medios para evitar el dolor.
Saludos

icue dijo...

jorge.
muy bueno el comemtario que haces, cuando coloqué el Machu Picchu, me acodé de todos los que lo teneis cerca, pero no sabia lo de montaña vieja, me alegra, y veo que has encontrado una similitud muy adecuada con el tema de la eutanasia, siempre das en el clavo.
Un fuerte abrazo.

icue dijo...

cris.
Claro que se puede morir muy dignamente aún apagando una máquina, en algún momento hay que hacerlo, ya que no hay otra solución, pero la dignidad sabemos tu y yo, lo que es.
Saludos