martes, 20 de enero de 2009

Desprendimiento

 
En el autobús viajaba un anciano con un precioso ramo de flores frescas, en el asiento situado frente a él, estaba una chica jovencita, cuyos ojos no se apartaban del ramo de flores.
Llegó el momento de bajarse el anciano, y con fuerza puso las flores sobre la falda de la joven.
Como me he dado cuenta de como te han gustado las flores, y creo que a mi esposa le gustaria que tú las tuvieras, le voy a decir que te las he dado.
 
La joven agradeció con mucha alegria las flores, y obsevó como el anciano después de bajar del autobús atravesaba la puerta de un pequeño cementerio.
Posted by Picasa

39 comentarios:

Javi dijo...

Que relato tan hermoso, ¡amigo gracias por tu apoyo y solidaridad hacia mi madre y hacia mi.
Un abrazo.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Acabo de terminar mi segunda reflexión sobre el sentimiento de autotraición salvadorvivenciasinquietudes.blogspot.com/2009/01/el-sentimiento-de-autotraicin-ii.html.
Antes de cerrar el ordenador he visto el tuyo y me parece que están, en el contenido y significado, muy relacionado. Todo depende del concepto que tengamos ante los otros. Desde ahí se modificaran nuestras actitudes y comportamientos.

El chache dijo...

Que bueno.
Que cara se le tuvo que quedar a la chica.
Un saludete

rgr dijo...

Constantemente me debo preguntar si el dar verdadero implica no el ceder lo que nos sobra sino más bien el darnos a nosotros mismos... Excelente relato. Un abrazo fraterno. Paz y Bien. Ricardo

maria jesus dijo...

¡Que bonito relato, Icue!

icue dijo...

Javi, muy unido a ti en tus sentimientos y forma de pensar.
Un abrazo

icue dijo...

salvador. leo tu reflexión y si de alguna forma nos unimos en el fondo de la cuestión, me alegro que andemos juntos el mismo camino.
Un abrazo

icue dijo...

El chache.
Seguro que la chica aprendió una lección para toda su vida, igual que la podemos aprender nosotros.
Saludos afectuosos

icue dijo...

Ricardo, pienso que el dar lo que nos sobre no sirve de nada, debemos llegar más lejos, tu lo dices, darnos a nosotros mismos.
Un abrazo

icue dijo...

maria jesus.
Me alegro te guste este sencillo cuento que tanta profundidad tiene.
Saludos

Poetiza dijo...

Profundo relato reflexivo. Suceden cosas asi en nuestro diario vivir, solo que aveces no le prestamos atencion a esos detalles. Me encanto leerte, te dejo un beso, cuidate.

icue dijo...

poetiza.
Si es como dices prestamos poca atención a estas pequñas cosas, estamos demasiado metidos en nosotros mismos.
Saludos

Guerrera de la LUZ dijo...

¿Y no sería que quería ligar? (bromaaa)
Muy bonito Icue.

Besitos.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Icue...

Un relato ejemplarizante.

Desprenderse de las flores que con amor llevaba a la tumba de su esposa, para satisfacer el gusto de la jovencita.

Pero con el convencimiento de que a su esposa le hubiera gustado el detalle.

Una muy buena lección para la jovencita.

Cordial saludo.

Celia Rivera Gutierrez dijo...

El dar, siempre es bueno, tanto si nos sobra o si no, ambos son desprendimiento. Todo lo que tenemos en casa y no usamos esta ahí sin ser útil. Y lo que ya no es servible para una persona es servible para otra. Lo que a uno ya le ocupa un espacio vital a otro le hace falta.
En La vida todo es útil, pero cada cosa en su lugar.
Para el que no ha aprendido a desprenderse, le cuesta trabajo desprenderse hasta de lo que le estorba. Porque esta fuertemente ligado a ello. Así que creo que lo importante es darse así mismo conjuntamente con lo que damos sea de lo que ya no usamos o de lo que compramos especificamente para eso, o porque comopartimos lo que tenemos para nosotros.

Este relato es hermoso si el hombre lo dio pensando que al SER de su esposa le agradaría ver la vida feliz con flores que se quedarían adornando una fría tumba donde de seguro ya no esta ella. Las cosas de esta vida son para los que están vivos. El darse cuenta de ello ya es darse a sí mismo.
Esos pequeños actos, que no son tan pequeños los veo con frecuencia

Saludos

marina montecristo dijo...

Enternecedor relato, precioso y lleno de bondad
Saludos

Javier Fernández dijo...

Me ha encantado, amigo icue, sigues con breves frases abriendonos los ojos para que veamos mas alla de nosotros.
un abrazo.

Javier Fernández dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gustavo dijo...

Una forma muy amena de abordar una situación con muchos ángulos y puntos de vista como puede apreciarse. Gracias por hacernos reflexionar.

Poetiza dijo...

Saludos y beso amigo, cuidate mucho.

icue dijo...

Guerrera de la luz, Rafael, si creo que es una buena lección para aprenderla e imitarla.
Con afecto

icue dijo...

Celia, si es todo como dices, tenemos que ser más desprendidos, llevar sobre nosotros el menor peso posible.
Con afecto

icue dijo...

marina y Javier.
Me alegra que os guste esta anécdota, creo que es muy educativa.
Con todo cariño

Ricardo Tribin dijo...

Mi estimado amigo,

Historia conmovedora y enternecedora la que narras.

Alguien decia que la muerte es solo un paso mas hacia un nuevo vivir.

Un abrazo grande

icue dijo...

Ricardo, tienes razón con tu definición sobre la muerte, es entonces cuando enpieza esa vida eterna a la que todos aspiramos y luchamos por conseguirla.
Un abrazo

Militos dijo...

Maravillosa lección, cuando se habla de desprendimiento pensamos en grandes acciones y a veces es más difícil desprenderse de los pequeños detalles.
Las rosas amarillas son mis preferidas. ¡Bonito ramo!
Un abrazo Icue, siempre es un placer leerte

Eulogio dijo...

De los que se leen dos veces por breve y ameno.

maria jesus dijo...

Buen fin de semana

Hilda dijo...

ay amiguito me vas a pegar ¿y si solo las miraba por curiosidad? digo, la enseñanza es hermosa, el desprendernos de las cosas por ayudar a otros. Pero me quedé pensando en cómo podía estar seguro el anciano que la joven admiraba las flores o solo las miraba por curiosidad.
Saludos cariñosos. Hilda

icue dijo...

Militos.
Lo primero ofrecerte este ramo de rosas amarillas en prueba de mi afecto.
Y claro que el amor se demuestra en cosas pequeñas, el ser humano es dificil que tenga ocasión de hacer grandes gestas heróicas.
Con mucho afecto y cariño

icue dijo...

Eulogio y Maria Jesús.
Gracias por vuestro ánimo, que siempre me ayuda.
Un abrazo

icue dijo...

Hilda
Que alegria verte de nuevo en esta tu casa, he leido todos tus comentarios en varias entradas mias, y siempre aciertas en tus analisis, de verdad que tus visitas me ayudan mucho, ya que me indican si estoy en la linea correcta o me estoy desviando del camino a seguir.
Con todo cariño un abrazo

Hilda dijo...

je, je, que bochorno!! Me alegra ser de utilidad, lo mismo digo de tus valiosos comentarios en mis blogs. Abrazos. Hilda

Luis Alejandro Bello Langer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Muchos toman el desprendimiento como un sacrificio...que lo es, en cierto modo, pero no se hace alarde de ello. Ahí radica la valía.

Saludos afectuosos, de corazón.

luispdzp dijo...

Hola mi querido hermano:

Leí tu post y todos los comentarios, están todo llenos de luz y sabiduría.

Aquí vemos muchas cosas, entre la que puedo citar como el "Amar el prójimo como a sí mismo", "Amando a los demás te amarás a ti mismo", y los actos de caridad hacia los otros hermanos.

Hay muchas veces que nustros difuntos ganan indulgencias plenarias con el sólo hecho de realizarles misas o como este acto de desprendimiento, mas bien de amor hacia la esposa del anciano.

Amar no es recibir lo que uno quiere también es dar lo que uno tiene, y en este caso ocurrió con el anciano y la jovencita.

Dios te cuide.

icue dijo...

Luis Alejandro, efectivamente en la discreción del desprendimiento está su valor, que tu mano izquierda no se entere de lo que hace la derecha.
Gracias por tu comentario tan positivo un abrazo

icue dijo...

luispdzp.
Muy bonito tu comentario, complementa perfectamente mi entrada, y hace profundizar mucho más en la idea del desprendimiento, gracias por tu ayuda.
Un abrazo

Fón dijo...

¡guau! si... es fundamental eso en nuestra época tan materialista.
buen relato