domingo, 13 de junio de 2010

¿Para que sirve rezar?.

 
Es frecuente escuchar esta queja: Me siento engañado,me dijeron que Dios era bueno y protegia, que la oración es omnipotente, que Dios concede todo lo que se le pide, a mi no me escucha, no me concede nada, empiezo a pensar que Dios no existe, no es nueva esta queja contra Dioa, es delas más antigüas.
Tratar a Dios como un fontanero, del que solo nos acordamos cuando el fregadero pierde agua, es confundir a Dios con una instrumentalización egoista, cuando de verdad nos duelo o tenemos una contrariedad, puede ser el momento en el que tenemos que demostrar si amamos a Dios o solo tratamos de utilizarlo.
 
Es conocida esa anécdota de una profesora, que habla a sus alumnos de este tema.Un grupo debe sembrar semillas en dos macetas y ponerlas en el jardin, luego una parte del grupo se encargará de regar una maceta todos los dia, la otra parte se encargará de rezar paraque germine pero sin regarla.
El resultado es fácil de imaginar, aquellos rezos no sirvieron de nada, la planta no germinó, en cambio la otra se convirtió en una hermosa planta.
 
La oración no es una simple espera de que alguien venga a resolver lo que a nosotros nos toca hacer.
Es en el silencio del corazón donde habla Dios, necesitamos escucharle, importa más escucharle que exigirle, y cuando le escuchamos nos dice que lo que necesitamos nos lo está dando, pero a su manera, no a la nuestra, que muchas veces está llena de egoismo y soberbia.
Posted by Picasa

5 comentarios:

ARCENDO dijo...

El que reza no puede pretender que Dios haga el trabajo que le corresponde hacer a él; buen post. ABRAZOS.

icue dijo...

Asi es Arcendo, primero oración, después mortificación y por último acción, asi salen la cosas.
Un abrazo

Hilda dijo...

Genial post, sabio y concreto, gracias de verdad.
Por algo dice el refrán "A Dios rogando y con el mazo dando"

Además Dios no resuelve los problemas, no da la fuerza y las herramientas para hacerlo.

Abracitos. Hilda

Anónimo dijo...

Es cierto lo aquí expresado, siempre que he pensado que Dios nos apoya en todo lo que decidamos hacer, pero en nosotros está llevarlo a término. El nos da la sabiduría para saber qué camino tomar por nuestro bien y la fortaleza para culminar los objetivos.
Saludos
Lheira Ruiz

Anónimo dijo...

Si primero nos hubieran enseñado a razonar y luego a creer en lo que quisiéramos, su relato se corresponderia con la realidad. Me sorprende que usted conozca el canal de transmisión por el que Dios se dirige a los seres humanos. Cree usted que aquello a lo que llamamos "inefable" es identificable para usted? El rezo apasigua a las ovejas, nada más.