sábado, 10 de marzo de 2012

Enseñanza de la lectura


Una lectura bien llevada es un esfuerzo de propia superación.
El lector mejor dotado no conseguirá sin verdadero empeño por su parte, retener su atención veinte minutos seguidos en el objeto de su lectura cuando ésta se sale de los carriles más transitados, de lo publicitario, anecdótico, en otras palabras cuando la atención tiene que remontarse sobre la propia capacidad de captación y no simplemente dejarse caer por el declive del instinto de la moda o el reclamo llamativo.
La lectura supone esfuerzo, exige cierta cisciplina e impone su propia y original ascesis de la atención. La comprobación de este tributo forzoso que han de pagar desanima a muchos buenos lectores en agraz.

Pero no sebrevendria tal desánimo si en la acción de leeer supiéramos apreciar, no lo que de nosotros exige, sino lo que nos proponemos alcanzar con ella. La lectura puede ser, si tomamos el rumbo debido, el vehiculo que nos conduce donde queremos ir. De los libros podemos aprender, por lo menos tanto como de la vida. Y es posible que ese aptrendizaje sea ventajoso, si se pone cuidado en escoger los libros adecuados, muchas veces habrá que pedir consejo a personas preparadas y de gran formación  Hoy dia tenemos al alcance personas, instituciones, o páginas web de garantia que no nos jugarán una mala pasada.
 
Posted by Picasa

2 comentarios:

Pedro Luis López Pérez dijo...

La lectura es una actividad que enriquece la mente y purifica el alma. Un libro siempre será nuestro amigo, aunque, a veces, lo dejemos abandonado.
Un abrazo, Icue.

icue dijo...

Si Pedro Luis un libro es un gran amigo, debemos quererlo y estar cerca de él.
Un abrazo