lunes, 5 de marzo de 2012

La televisión en el hogar

No vamos a volver al tiempo de nuestros abuelos, los tiempos son otros, ahora la técnica nos invade por todas partes.
La televisión se ha covertido en el invitado permanente del hogar. La pequeña pantalla no es un objeto doméstico más. Hay casos en que llega a ser el intruso de la vida familiar, llegando a veces a dominarla, a convertirse en el centro de la misma.
El aparato de televisión es el mueble más activo de la casa, un convidado a veces beligerante, que puede ser elemento de recreo, información y cultura, o constituirse en medio de manipulación psicológica que incide en los comportamientos más decisivos de una persona.



Sin partir de una actitud negativa ante un medio como la televisión, si que debemos de estar atentos que seamos nosotros los que dominemos la situación, en cuanto a canales, programas, tiempo que se dedica a ella,no se trata de suprimir el aparato de televisión del hogar, esa formula no es la recomendable, hay que aprender a convivir con la TV, sabiendo utilizarla.

El abuso de la televisión produce una pasividad, acompañado de una falta de interés por otras actividades, deportivas, formativas, etc. a la vez ejerce una coacción psicológica de la cual las personas muchas veces no son conscientes.

Se observa también un rechazo al diálogo, el encierro en si mismo, asi como un decaimiento de la actividad intelectual.
La televisión como industria al servicio de la publicidad, se puede prestar auna manipulación de la persona, no solo introduce en la familia falsos valores, sino falsos ídolos, fomentando que el consumismo invada los hogares despertando el deseo de tener cosas superfluas, y mucho se podia hablar del tema del sexo.

Son buenas las reuniones de familias que hablen de este tema y sepan poner freno y moderación a algo que siendo bueno, puede minar la felicidad de la famila.


Posted by Picasa

8 comentarios:

trimbolera dijo...

Tienes mucha razón, el término medio de las cosas suele ser la buena medida y saber escoger.

Ángeles dijo...

He leído tu maravillosa enttrada y tienes toda la razón, la televisión, como toda la tecnología moderna, puede servirnos para bien o para mal según el uso o el abuso que hagamos de ella. Creo que sobre todo en la hora de las comidas, cuando toda la familia se reune, no debería existir, porque el diálogo entre todos, desaparece y es sustituido por el programa de turno que nos presente la T.V, cuando es maravilloso el compartir vivencias y sentimientos, penas o alegrías que nos unen y acercan.

Un saludo

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Icue.
A la hora de comer y cenar se debería cerrar la TV. porque priva la conversación familiar.
Me ha gustado mucho la manera que has enfocado el tema.
Un abrazo, Mointserrat

Rafael dijo...

Lo que pasa es que para llegar a disfrutar de esas reuniones familiares, a menudo se precisa una cura de desintoxicación previa. Es decir, desterrar la televisión. De lo contrario suele acabar todo en buenos propósitos incumplidos. Al menos eso me dice la experiencia.
Un abrazo.

Pedro Luis López Pérez dijo...

Todo en esta vida hay que tomarlo con mesura y ponderación. Hay que tener cuidado con la "caja Tonta" que al final no lo es tanto, porque, subliminalmente, nos puede hacer caer en cosas que voluntariamente ni habiamos pensado.
A quien más puede afectar es a los más "peques" de la casa, por eso los adultos tenemos que ser consecuentes con este problema.
Antes había un sólo receptor de imagenes en cada hogar y pocos canales; ahora varios aparatos y un montón de canales...¿Para que?
Total antes se vivía tan bien o mejor que ahora, pero bueno...
Buenísima Entrada, Icue.
Un abrazo.

gosspi dijo...

de acuerdo.....un abrazo

MAJECARMU dijo...

Icue,muy de acuerdo con tu post,amigo.La televisión atonta el cerebro,la voluntad y el espíritu...No nos deja ser,ni pensar,ni decidir.Es neceario apagarla y elegir programas,que nos incentiven y ayuden a crecer,a superarnos.Pero,sobre todo hemos de cuidar el espíritu de los más pequeños,que aún no tienen raciocinio,ni capacidad de discernir.
Mi felicitación y mi abrazo inmenso po tus buenos posts.
M.Jesús

PEPE LASALA dijo...

Cuánta razón tienes amigo, la televisión hay que tenerla en cuenta en su justa medida, pero no debe de ser algo que nos quite la comunicación ni la unión familiar. me ha encantado tu punto de vista Icué, enhorabuena, nos abres los ojos. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/