sábado, 24 de noviembre de 2012

No lo pueden soportar


El año que viene Eslovaquia celebrará un jubileo por todo lo alto, el 1150º aniversario del inicio de la misión en la Gran Moravia de los Santos, y hermanos, Cirilo y Metodio.

Son los evangelizadores del mundo eslavo. Considerados isoapóstoles –como Vladimiro por los ortodoxos y a los que Juan Pablo II nombra co-patronos de Europa en 1980. Fueron también signo visible de unión de toda la iglesia, oriente y occidente.

El Banco Central eslovaco lleva preparando la ocasión casi una década, con concursos y encuestas, hasta llegar al diseño final que está previsto que se acuñe en mayo de 2013 con motivo del jubileo.

La sorpresa ha sido grande, los otros países de la Eurozona no quieren que los Santos lleven aureola, no vayan a parecer santos.
                           
Todos tenemos claro y es una verdad histórica más que demostrada, que en Occidente la religión es el primer enemigo a batir por todo tipo de totalitarismos. Bien intentan falsificarla, adaptándola a su forma de actuar, y por lo tanto prostituyéndola, o bien intentan destruirla.

Me pregunto, ¿Por qué esta obsesión tan radical, enfermiza y totalitaria contra el cristianismo, la religión de Europa?

La respuesta es clara, por que el cristianismo es libertad, que es lo que no puede tolerar ni el comunismo, ni el nazismo, ni ahora el totalitarismo laicista reinante.
                                         




4 comentarios:

CHARO dijo...

No aceptan el cristianismo ni sus signos más representativos pero aceptan cada vez más el Islam ¿Quién entiende esto?......¡¡¡Yo nooo!!! y tampoco lo acepto ni lo aceptaré.Saludos cordiales

icue dijo...

CHARO, tenemos que rezar mucho para que Dios ablande el corazón de estas persona, y entiendan que ese no es el camino.
Un abrazo

PEPE LASALA dijo...

El cristianismo siempre será perseguido, siempre, ya lo dijo Jesús. Gran entrada amigo. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

icue dijo...

Querido amigo Pepe. Que queremos nosotros si a El le crucuficaron.
Un abrazo