martes, 6 de noviembre de 2012

Tener fe en Dios.


El único sobreviviente de un naufragio fue visto sobre una pequeña isla inhabitada. El estaba orando fervientemente, pidiendo a Dios que lo rescatara,y todos los dias revisaba el horizonte buscando ayuda, pero esta nunca llegaba.
Cansado, eventualmente empezó a construir una pequeña cabañita para protegerse, y proteger sus pocas posesiones.

Pero entonces un dia, despues de andar buscando comida, regresó y encontró la pequeña choza en llamas, el humo subía hacia el cielo.Lo peor que había pasado, es que todas las cosas las había perdido.

El estaba confundido y enojado con Dios y llorando le decía "Cómo pudiste hacerme esto?" Y se quedó dormido sobre la arena.

Temprano de la mañana del siguiente día, el escuchó asombrado el sonido de un barco que se acercaba a la isla. Venian a rescatarlo, y les preguntó, Como sabían que yo estaba aquí?. Y sus rescatadores le contestaron..."Vimos las señales de humo que nos hiciste... "



7 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Muy hermoso eso un preciosa narración rebosando de fe.
Un abrazo..

CHARO dijo...

Me encanta este relato......muchas veces nos desesperamos por cosas que nos ocurren si pensar aquello que dice el refrán: "No hay mal que por bien no venga". Saludos

Clo dijo...

Los caminos del Señor son inescrutables...por eso hemos de tener fe en su poder y en su voluntad.
Es difícil muchas veces ver lo bueno que trae algo aparentemente "malo", la fe nos asiste en los momentos de tribulación.

Un saludo Icue!

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Icue.
Preciamente hoy, discutían conmigo
¿Cómo puede Dios permitir estas desgrcias?
Yo no quiero hacerme preguntas.
Simplemente les digo que las cosas pasan porque tienen que pasar.
Yo en mi Fe creo que Dios, tiene una bondad y sadiduría infinita.
Ahora ya he empezado el Itinerario de este curso, en la Parróquia "Para mi la Vida es Cristo"
Aunque muy pocas veces hablo de religión en mi blog, en perfil y en las imágenes que tengo al lado me manifiesto creyente cristiana.
Me da mucha fuerza interior.
Un abrazo, Montserrat

Luján Fraix dijo...

Precioso relato.
Dios no lo había abandonado, lo que él pensó que era una terrible desgracia resultó ser el más maravilloso de los milagros.
Me encantó, te felicito.
Un beso

PEPE LASALA dijo...

Es una de las historias más bonitas que he leído Icue. De verdad, me ha llegado al corazón. ¡Gracias! Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

Hilda dijo...

Esa historia me encanta ICUE, siempre la cuento cuando alguien o yo misma, no entiende porque Dios permite que pasen cosas malas. Nunca se sabe que vendrá después, generalmente después de un mal siempre viene un bien. Dios nunca se equivoca.

Saludos. Hilda