jueves, 21 de febrero de 2013

Ante tantos abortos


Quien considera que los principios de fuerza, de egoísmo y de radical autonomía son los quicios del mundo no es más que un desquiciado.

La inocencia de un chaval intrauterino masacrado tiene tal fuerza magnética que acaba por arrasar el corazón y la mente de sus ejecutores: posibles madres que se arrepienten horrorizadas de lo que han hecho, consumados abortistas que se declaran con posterioridad, y llorando, "asesinos de masas".
Está claro que el quicio del mundo anda de la mano de Dios.

11 comentarios:

CHARO dijo...

Me ha impresonado la imagen del feto........y pensar que hay personas que quieran acabar con tanta belleza y con ese milagro de los milagros que es la vida.Saludos

Boris Estebitan dijo...

Nunca se debe terminar con el milagro de la vida, ni jugar a ser Dios para determinar quien tiene derecho a vivir,si a la vida.

icue dijo...

Charo esa impresión que notas al ver el feto es causa de tusensibilidad, los que hacen estos crimenes no la tienen.
Con todo cariño y afecto

icue dijo...

Charo esa impresión que notas al ver el feto es causa de tusensibilidad, los que hacen estos crimenes no la tienen.
Con todo cariño y afecto

icue dijo...

Boris me alegra recibir tu comentario desde Argentina, veo que estás en lo correcto, solo Dios es dueño de la vida y dela muerte.
Un fuerte abrazo

Ana dijo...

Un bello blog. Felicidades :-)

Te invito al mío, por si te ayuda en tu crecimiento personal.

http://frasesdedios.blogspot.com.es/

Feliz tiempo de Cuaresma. Un abrazo en la luz del Creador.

quedateenminube dijo...

Nunca entenderé este crimen a un ser inocente, nadie tiene derecho a quitar la vida de otra persona y más a estos seres indefensos por sus propias madres. Es atroz y me produce una terrible tristeza ver que esto ocurra y cada vez más. Es una pena muy grande. Un abrazo!

icue dijo...

Ana muchas gracias te he visitado hoy gran blog el tuyo, enhorabuena
Saludos

icue dijo...

quedateenmi nube, tienes razón no tiene explicación que se justifiquen y fomenten estos crimenes, parece como si la sociedad hubiera enloquecido, tenemos que poner los medios para rectificar.
Un abrazo

PEPE LASALA dijo...

Es algo que no soporto. Nuestra vida es de Dios desde el momento de la concepción hasta la muerte natural. Ha hecho muy bien en poner esta entrada amigo.

Por cierto, ayer tuvimos una jornada muy especial en nuestra Tertulia. Pásate por el blog si puedes, te gustará. Un fuerte abrazo y feliz Domingo.

icue dijo...

Si pepe nuestra vida y nuestra muerte son de Dios.
Pasaré a visitarte
Un abrazo