miércoles, 5 de febrero de 2014

No se puede olvidar la ley natural.

 
Ciceron consideraba la ley natural como norma suprema que fundamenta el derecho común a todos los tiempos, añadiendo que es la medida para valorar las leyes humanas como justas o injustas: no hay en absoluto justicia si no hay naturaleza, pués la que se establece por razón de coveniencia se anula por otra conveniencia. Es decir los votos de un Parlamento sólo aseguran el procedimiento pero no el contenido justo de una ley.
 
La ley natural, mal que les pese a los socios del relativismo cultural y moral, garantiza tambien la dignidad humana frente a los atropellos del poderoso de turno. Asi lo vivió Antígona al enfrentarse con el tirano Creonte cuando con su ley mostrenca, le prohibe enterrar a su hermano. Ella perdió la vida ante la fuerza del poder, pero tenia el poder de la razón.
 
Todas las culturas valoran la amistad, la familia, la protección de los niños y el respeto a los mayores. Y todas rechazan la traición, la mentira el asesinato. Advierten que hay leyes no escritas y su vigencia no es de hoy ni de ayer. sino de siempre, y nadie sabe cuando fué que aparecieron. Seria bueno pensar en la Creación.
 
Posted by Picasa

2 comentarios:

CHARO dijo...

Desgraciadamente estamos viviendo unos tiempos en que la ley natural está perdiendo su importancia para ser sustituida por una ley antinatura que cada vez tiene más prestigio y eso lo vamos a pagar muy caro.......tenemos que recurrir a la oración para que todo vuelva a su cauce.Saludos

PEPE LASALA dijo...

Sabias y grandes palabras las que nos ofreces hoy Icue, gracias. ¿A quién no se le ablanda el corazón con la última foto que has puesto?, me encanta. Un abrazo y buen fin de semana amigo.