lunes, 14 de marzo de 2016

La gran fiesta de San Jose en Valencia.

 
El centro de la vida de San José fueron Jesús y Maria. La entrega de San José aparece tejida de ese entrecruzarse de amor fiel, de fe amorosa, de esperanza confiada. Su fiesta es por eso, un buen momento para que todos renovemos nuestra entrega a la vocación de cristianos, que a cada uno de nosotros ha concedido el Señor.
 
En Valencia, si uno lleva a Dios en su corazón, es facil vivir esta devoción, la fiesta, el fuego, la polvora, el trabajo de los carpinteros y artesanos bien terminado en las fallas ayudan en gran medida.
 
Y como colofón esa ofrenda de flores a la Virgen, donde miles de hombres y mujeres ofrecen ese ramo de claveles que hace que se perfume y purifique el ambiente.
Bendita tradición que Maria y José ayuden a que dure por siempre.
 
Posted by Picasa

3 comentarios:

Marcos dijo...

Falleros y devotos puede ser lo mismo.

CHARO dijo...

De pequeña viví en Valencia unos años y todavía recuerdo ese ruído ensordecedor de la pólvora y esas fallas que a mí me parecían algo tan extraordinario y que me lo siguen pareciendo.Me uno a tu petición a María y José para que esta tradición perdure por los siglos de los siglos.Saludos

Amalia dijo...

Un abrazo y felices fiestas.