lunes, 5 de diciembre de 2016

Crecer en el amor.

 
Decia el Doctor Marañón, que el amor es la única medicina que no falla jamás.
Viendo de quien vienen estas palabras, de esa ilustre personalidad de la medicina, comprendemos bien su alcance. Los efectos positivos del amor no lo son solamente desde el punto de vista cientifico, sino tambien dsde el familiar y el social.
 
Aquella señora adinerada que visitaba una leproseria, dijo a una joven que atendia un leproso: "lo que usted hace yo no la haria ni por un millón de pesetas", la joven la miró sonriendo, y le dijo:"ni yo tampoco".
 
Toda la redondez de la tierra está necesitada de amor. Que no consiste solo en decir palabras dulces y en cargarse de paciencia. El amor de Cristo va mucho más allá de eso y nos obliga a tener fe, valor, determinación energia y perseverancia.
Se acerca la Navidad, hay una solución que no falla para despertar ese  amor y es confesarse, que descanso, que alegria, que tranquilidad se siente cuando nos levantamos del confesonario, es una forma de crecer en el amor que tanto necesita nuestra sociedad.
 
Posted by Picasa

4 comentarios:

CHARO dijo...

Cuanta razón tiene tu escrito, el amor es lo mejor que nos pueden dar y a la vez lo mejor que nosotros mismos también podemos dar y siempre sin esperar nada a cambio pues ya se encarga el mismo amor de corresponder a todo aquel que lo reparte generosamente.Saludos cordiales

Abuela Ciber dijo...

Y que bien nos hace sentir y dar amor
Ojala llegue el dia que las personas logren entender lo sencillo que es ser feliz
Gracias por la visita
Cariños

Abuela Ciber dijo...

Creo que la naturaleza tiene como codigos que son buenos con paciencia descubrir
Como que las hormigas corren como locas cuando se avecinan malos tiempos
O las gaviotas que por aca vuelan tierra adentro los dias tormentosos no salen de los vuelos en la arena de la costa
Saludos

Antonio Fernández López dijo...

Gracias por tus palabras. Te devuelvo tu visita, que me parece de buena educación y estoy de acuerdo en que el amor es más fuerte que cualquier dinero. Un abrazo