viernes, 12 de mayo de 2017

El grano de oro.

Leo esta anecdota de R. Tagore que creo oportuna para hablar de generosidad, y que me parece oportuno traer aqui:
 "Iba pidiendo cuando tu carroza de oro apareció en la lejania, como un sueño magnifico. Y yo me preguntaba maravillado quien debia ser aquel Rey de Reyes. Mis esperanzas volaron hasta el cielo y pensé que mis dias malos se habian acabado. Me quedé esperando limosnas espontaneas, tesoros derramados frente a mi. 
La carroza se paró a mi lado mismo. Me miraste y bajaste sonriendo. Senti la que felicidad de mi vida habia llegado. Pero de golpe, alargasteis la mano diciendo:"¿puedes darme algo?". !Ha! !que salida la vuestra realeza! !pedir vos al mendigo!. Estaba confundido y no sabia que hacer....saqué despacio, de mi zurrón, un grano de trigo y os lo di.
 
Que susto tuve al anochecer, cuando vaciando el saco en el suelo, encontré un granito de oro enmedio de la miseria del pobre.
!Que amargamente lloré de no haber tenido corazón para dartelo todo!.
Posted by Picasa

4 comentarios:

mjesus dijo...

Una reflexion importante

Sara O. Durán dijo...

Difícil imaginar en estos tiempos que el rico pida algo al pobre para corresponder y no para despojarlo.
Saludos.

CHARO dijo...

Muy bueno, claro que hay que entender al pobre y no le iba a dar al rico sus escasos granos de trigo, cabían en un zurrón, y que se supone era todo lo que tenía.Saludos cordiales

Antony G. Martínez dijo...

El mundo debe mejorar mucho, para encontrarnos una situación similar a la escrita.
Dios es amor, Dios nos ayudará a cambiar el mundo. Todos podemos.

¡Saludos!