lunes, 14 de enero de 2008

Alejarse de los hijos...

 

Es raro no escuchar, leer o ver en los medios de comunicación, un caso de violencia doméstica cada dia.
Peo tambien es raro, el escuchar, leer, o ver, la violencia contra los hijos de matrimonios (parejas se llaman ahora)separados, a los que se aleja injustificadamente de uno de sus progenitores de forma sistematica y arbitraria.
Nadie ha podido, ni podrá demostrar que la situación de semiorfandad resultante sea beneficiosa para el niño.
Es una forma de violencia, honda, sistemática, duradera en el tiempo, ejercida sobre los más débiles y que deja secuelas imborrables en sus victimas. Es una forma de violencia que vulnera un principio humano básico e irrenunciable: el derecho del niño a los cuidados y al afecto de sus dos progenitores, de un padre y una madre.
La Declaración de Derechos Humanos, El Convenio Europeo para la Protección de los Drechos Humanos y la Liberades Fundamentales, La Convención sobre los derechos del Niño y muchos más Organismos avalan este derecho.
Y como decia al principio, que pocos los defienden y los vocean, en los mismos medios de comunicación, que si proclaman la parte más negativa, ¿no será que esto vende más periódicos y proporciona más televidentes?.
 
Posted by Picasa

6 comentarios:

Dorli dijo...

Cuanta razón tienes, amigo.
Ellos son los que sufren más, y deberían ser aquellos por los que nosotros, que los hemos engendrado, nos sacrifiquemos, como suele pasar en la naturaleza.
Gracias por tus reflexiones.
Un saludo afectuoso.

j.a.varela dijo...

Ciertamente. Con la autoridad de vivir en un pais con una sociedad devastada por 100 años de divorcio. Y los perdigones pegan cerca de cualquiera.

Por eso, que afortunadas las palabras de Juan Pablo II Magno :"la plaga del divorcio" (Angelus 10-7-94)

j.a.varela

icue dijo...

dorli.
cuanto tenian los padres que pensar en los hijos, antes de buscar su comodidad. El egoismo no mide el daño que hace al más inocente.
saludos

icue dijo...

j.a.varela.
Efectivamente, vosotros llevais mucho más sufrido que nosotros en el terreno del divorcio, que se extiende como mancha de aceite por todas partes.
Cuanto tenemos por hacer en este frente.
saludos afectuosos

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Los que forman y los que aplican las leyes a veces olvidan que tratamos con personas y que para todos los casos es imposible aplicar una "solución base"; he sabido de jueces que pretenden buscar soluciones pero están atados de manos por las normas legales.

El régimen de visitas no será una solución perfecta, pero al menos implica un intento de ello (porque forzar la convivencia de dos personas que ya no sienten nada mutuamente "por el bienestar de los hijos" no es algo natural).

Además, para qué estamos con cosas, a veces son los propios padres quienes se desentienden del cuidado de sus hijos...el Estado podrá exigirles una manutención económica, pero no puede forzarles el cariño si ellos ya lo perdieron (compasión de ellos, eso sí).

Saludos cordiales.

icue dijo...

Luis Alejandro
Creo que el problema nace de la falta de comprensión de los padres, que al menor problema optan por la separación, cuando la mayor parte de las veces si se es humilde y se lucha por comprender al otro, se hacen las paces y nace un amor más fuerte y sabroso.
No se puede optar por la solución más sencilla, el amor hay que hacerlo dia a dia, y esto cuesta, pero no es imposible.
Saludos