martes, 24 de marzo de 2009

El esfuerzo es un regalo.

 
Un dia una niña en África le dió a su maestra un regalo de cumpleaños. Era un hermoso caracol. ¿Donde lo encontraste?, prguntó la maestra. La niña dijo que esos caracoles se encuentran solamente en cierta playa lejana.
La maestra se conmovió profundamente, por que sabia que la niña habia caminado muchos kilómetros para buscarlo. "No debias haber ido tan lejos, solo para buscarme un regalo.
La niña sonrió y contestó: "Maestra la larga caminata es parte del regalo".
 
Posted by Picasa

20 comentarios:

Salvador Pérez Alayón dijo...

¡Cuanta sabiduría está contenida en todos estos relatos! Es inagotable, igual que el Amor. Todo lo que está movido por el Amor, no tiene encuenta lo que cuesta, ni el esfuerzo que se derrama en conseguirlo.
Un abrazo en XTO.JESÚS.

Javi dijo...

El amor puede con todo.
Un abrazo.

Javi dijo...

El amor puede con todo.
Un abrazo.

Javi dijo...

El amor puede con todo.
Un abrazo.

Javi dijo...

El amor puede con todo.
Un abrazo.

Javi dijo...

El amor puede con todo.
Un abrazo.

Javi dijo...

El amor puede con todo.
Un abrazo.

eligelavida dijo...

El esfuerzo que se hace por los demás, siempre repercute en nuestro propio bien. La generosidad no consiste en dar, sino en darse.

icue dijo...

salvador.
Al leer tu comentario me han vnido a la cabnezalas palabras de San Pablo a los corintios, sobre la caridad.
La caridad no se goza de la injusy¡ticia, sino que se alegra con la verdad. Lo disculpa todo. Cree siempre. Lo soporta todo.
Que hermoso es todo esto
Un abrazo

icue dijo...

Javi.
Si el amor puede con todo, nunca es goista, no toma en cuenta el mal.
Cuanta belleza encierra el amor
Saludos

icue dijo...

eligelavida.
Si Dios siempre da el ciento por uno, es muy buen pagador.
Un abrazo

FOTELIAS dijo...

Hola Icue.
Cuanto más tenemos más queremos pero nó nos damos cuenta que el AMOR al projimo nos falla cuando el AMOR en si mismo falla en nosotros mismos, cuando nó sabemos amarnos y respetarnos como personas. Por eso cuando alguien nos sorprende con testimonios bellos como el de este post se nos cae la tela que nó nos deja ver más allá de nuestras narices, y vemos la LUZ y el AMOR EN SU ESTADO PURO. MUCHAS GRACIAS.
MUCHAS BENDICIONES.
FOTELIAS.

icue dijo...

Fontelias, tienes toda la razón en tu comentario de hoy, me ayudas mucho.
Un abrazo

luispdzp dijo...

Hola mi querido amigo Icue:

Este corto mensaje nos deja una gran enseñanza, los grandes regalos no son necesariamente de gran valor económico, como es el caso del caracol, pero tienen un inmenso valor sentimental ya que viene adicionado con el amor que le ortogó esta humilde y sencilla niña. Estas son las pequeñas cosas que llenan de amor nuestra vida.

Amigo pasa por el blog 123xyz, donde tienes un reconocimiento por esta bella labor que realizas en tu blog.

Dios te cuide.

icue dijo...

Luispdzp
Efectivamente nuestra vida está formada por cosas pequeñas, me alegra mucho la valoración que haces de ellas.
Un abrazo

dimas dijo...

Ese era nuestro estado originario, la inocencia recubierta de amor.

Un abrazo amigo

marina montecristo dijo...

como se dice ser agradecido es bien nacido no le importo el camino el amor hacia su maestra era superior,
Besos

maria jesus dijo...

Bonito relato y muy aleccionador. Un saludo

Hilda dijo...

la caminata es parte del regalo, que belleza!!! que hermoso es cuando damos algo de nosotros mismos en ese regalo material. saludos cariñosos. Hilda

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Para mejor lección de lo que representa el esfuerzo, está la Fábula de La Liebre y la Tortuga, que de seguro muchos de ustedes la recuerdan.

Saludos afectuosos, de corazón.