martes, 16 de febrero de 2010

Ir contra corriente y ser éticos

 
Tenemos que comportarnos éticamente siempre, con independencia de las consecuencias que de ello se deriven. Aunque tengamos que ir contra corriente.
Lo que importa es la virtud, el premio de la virtud es ella misma.
Hay que ser ético no solo aunque no haya premio para ello, sino incluso en el supuesto de que, como ahora contemplamos con frecuencia, la sociedad aplauda al inmoral y desprecie al virtuoso.
 
Si me comporto en contra de la moral, puede que obtenga beneficios en ello, pero internamente valdré menos. Si me porto correctamente, conmigo y con mis semejantes, valdré más, aunque externamente tenga menos.
 
La aplicación de esta cultura del ser frente a la cultura del tener me conducirá, como ya decia Aristóteles, a la felicidad, la felicidad que deriva de la conciencia del deber cumplido, aunque a consecuencia de mi comportamiento moralmente correcto, mi vida a los ojos del mundo, parezca un infortunio.
 
Posted by Picasa

11 comentarios:

Alejandro Kreiner dijo...

La virtud nos hace fuertes.

Saludos.

Fernando. dijo...

Hoy día todo se confabula contra el espíritu. Mantener la honestidad y el deber son verdades del pasado. Es muy importante mantenerse atento con el próximo para no verse contaminad con el deseo del "tener". Un abrazo cordial.

icue dijo...

Alejandro, es verdad la virtud nos da mucha fuerza, pero adquirir una virtud requiere mucho esfuerzo y lucha.
Un abrazo

icue dijo...

FERNANDO DICES QUE SON VERDADES DEL PASADO, ESO ES LO QUE QUIEREN ESTOS PROGRES QUE NOS RODEAN, QUE NOS AVERGONCEMOS Y NO HABLEMOS DE ESTAS COSAS, QUE TANTO ENNOBLECEN.
UN ABRAZO

JAVIER AKERMAN dijo...

Apreciado hermano Icue:
No puedo estar más de acuerdo con lo que dices. La coherencia en lo personal es la virtud que brilla en la semilla divina que llevamos dentro.
Un abrazo.

Juliana Gómez Cordero dijo...

La honestidad,la rectitud del proceder, la honradez,la humildad, y demás virtudes , son semillas que germinan si caen en tierra fertil, Crecen y se multiplican según el cuidado con que se cultiven. Tratemos de ser buenos jardineros para que no las invada la sisaña,y poder ofrcer a Dios un bello ramillete de todas ellas.
Un saludo afectuoso

Ricardo Tribin dijo...

Estimado Icue,

La etica...la etica..como hace de falta en un mundo tan convulsionado y desordenado como el de hoy, en el que solamentre pretende reinar es el "dios" dinero.

Reflexion esta de gran valor la que nos regalas.

Un abrazo

icue dijo...

Javier, que dificil es vivir esa coherencia que dices, requiere mucha lucha interior, sé que tu la tienes.
Un abrazo

icue dijo...

Juliana, que maravilla oir todas esas virtudes que citas en los tiempos que vivimos.
Saludos cariñosos

icue dijo...

Ricardo, si la ética, pero esta no existe sin Amor, y lo pongo co mayúscula.
Un abrazo

JORGE dijo...

En un mundo que se escapa del sufrimiento resulta difícil.

Antes hay que despojarnos de lo que se llama "el hombre viejo", para revestirnos del "hombre nuevo". Me parece que así es más fácil.

Gracias y bendiciones