martes, 17 de abril de 2012

Un dia inolvidable


Siempre me gusta hablar de este tema cuando se acercan las fechas de las primeras comuniones, vemos como cada dia la primera comunión de unos niños, se va convirtiendo más en un acto social, y se va eliminando el verdadero sentido de un acto tan importante.

La primero comunión es uno de los siete sacramentos de la Iglesia Católica, y uno de los tres sacramentos de la iniciación a la vida cristiana, junto con el bautismo y la confirmación.

A través de la primera comunión, precedida de la confesión, y luego de cierta preparación llamada catequesis, en la que se estudia el catecismo, es posible tomar por primera vez, la Hostia y el Vino, con lo que están recibiendo realmente el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

Acontecimiento importante que merece celebrarse, pero de esto a montar toda una fiesta que lleve a los padres a tener que empeñarse económicamente, existe un abismo.

Recuerdo con gran cariño, la fiesta que organizaron mis padres para celebrarlo, los tiempos era otros: Pusieron dos tazas de chocolate con galletas, una para mi hermano y otra para mi, la situación económica no daba para más.

Lo cierto es que con aquel detalle tan pequeño, pero tan grande a la vez, nos dieron una lección de sobriedad y elegancia, que nos educó en este tema para siempre.

No saquemos las cosas de su sitio, si que los tiempos cambian, pero no el sentido común, aprovechemos enseñando a los hijos y nietos, que la sobriedad se vive también en los grandes acontecimientos, y lo que deben recordar es la primera vez que fueron Sagrarios Vivientes, llevando a Jesús dentro de ellos.



5 comentarios:

ARCENDO dijo...

Yo también tengo preciosos recuerdos de mi Primera Comunión y luego de las de mis hijos. Precioso y evocador post. UN FUERTE ABRAZO.

trimbolera dijo...

Es una lástima que ese peso superflúo sea, además, muy pesado para la economía familiar. Yo creo que hoy ya han reaccionado algunos padres y se vuelve al verdadero sentido de la comunión en el que es un día especial de celebración y alegría, sin tirar la casa por la ventana.

Pedro Luis López Pérez dijo...

Las buenas tradiciones no se deberían perder y, más aún, deberán fortificarse e intensificarse, todavía, más.
Un abrazo, Icue.

PEPE LASALA dijo...

Me ha encantado amigo Icué. Este año tengo dos Comuniones, y sé que disfrutaré mucho en ellas, ya que me traen grandes recuerdos de la mía. Enhorabuena por la entrada. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

JORGE dijo...

Apreciado en Cristo Icue,

Yo tengo muy buenos recuerdos de mi primera comunión, pero algo que me gustó mucho, fue cuando le tocó a mi hija mayor. Cuando les dijeron Ahora sí, van a recibir la comunión", los chicos dieron un salto de emoción que me dejó fascinado.

Bendiciones.