martes, 26 de mayo de 2015

El buen padre


Me invitó un amigo a la presentación de un libro que habia escrito, al leerlo reposadamente encuentro esta interesante reflexión:
Padres buenos hay muchos, buenos padres hay pocos. No creo que haya cosa más dificil que ser un buen padre. En cambio no es dificil ser un padre bueno. Un corazón blando, basta para ser un padre bueno; en cambio la voluntad más fuerte y la cabeza más clara son todavia poco para ser un buen padre.
El padre bueno quiere sin pensar, el buen padre piensa para querer. El buen padre dice si cuando es si, y no cuando es no; el padre bueno solo sabe decir que si. El padre bueno hace del niño un pequeño dios que acaba en un pequeño demonio. El buen padre no hace idolos; vive la presencia del único Dios.
El buen padre templa el carácter del hijo llevandolo por el camino del deber y del trabajo. Y asi, el padre bueno llega a la vejez decepcionado y tardiamente arrepentido, mientras el buen padre crece en años respetado, y a la larga comprendido.
Posted by Picasa

4 comentarios:

CHARO dijo...

Has explicado muy bien la diferencia que hay entre ambos tipos de padres.Saludos

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Hola, Icue:

De verdad que es un planteamiento muy interesante, uno siempre se esmera para darles la mejor crianza a los hijos, con aciertos o con errores, pero con las mejores intenciones.

Yo creo ser una combinación de los dos casos, el tiempo lo dirá.

Un abrazo.

Marcos dijo...

El padre bueno es lo facil.

Er Turuta dijo...

Muy buena reflexión.