martes, 12 de mayo de 2015

La aduana el cielo.

 

Cuenta Royo Marin una anécdota sobre la muerte que siempre impresiona, pero más importa aún el hecho de tener que presentarnos ante Dios y rendir cuentas. Refiere de un religioso muy anciano, cierta respuesta muy sabia a propósito de la muerte. Aquel hombre, que habia sido muy bueno durante su vida, se hallaba cercano ya a la marcha de este mundo, ya que por su edad era previsible que le quedara poco tiempo. Alguien le preguntó si tenia miedo a la muerte
 
Contestó: la muerte no me preocupa nada, ni poco ni mucho. Lo que me preocupa muchisimo es la aduana. Después de morir tendré que pasar por la aduana de Dios, y me registrarán el equipaje. Eso si que me preocupa.
 
Posted by Picasa

5 comentarios:

Julia L. Pomposo dijo...

Preciosa manera de explicarlo, cono tu permiso lo compartiré.
Tengamos cuidado a la hora de ver que guardamos en nuestro equipaje, para que podamos pasar esa aduana sin problemas.
Abrazos

CHARO dijo...

Me ha gustado mucho la respuesta de este religioso que ha demostrado ser sabio......Después de reflexionar esta respuesta llego a la conclusión de que tendré que preparar bien mi "equipaje" para no recibir sorpresas en la aduana.Saludos cordiales

Armando dijo...

Pues mira yo pienso que esa aduana,es como la de la comunidad europea, o sea, de fronteras abiertas.
El Jefe de Aduanas Celestial nos recibirá con su infinita misericordia, con su perdón, porque ya se encargará de mutar de alguna forma nuestro lado más terrenal y vivificar lo divino de nuestra naturaleza, que quizás está entre las nubes. Ja ja.
Un abrazo.Me ha gustado tu entrada.

PEPE LASALA dijo...

Me ha encantado cómo lo expresó. Ahí estará la aduana celestial, esperándonos para rendir cuentas. A mi también me preocupa ese momento, pues no sé si habré obrado bien de cara a Dios. Espero su Divina Misericordia. Gracias por lo que nos transmites Icue. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

icue dijo...

Pienso que todos tenemos la idea clara de como preparar ese paso por la aduana...
un abrazo a todos