viernes, 16 de junio de 2017

Jesus en la calle.


En la fiesta del Corpus Christi, la Iglesia revive el misterio del Jueves Santo a la luz de la Resurrección. El Jueves Santo, (ahora se celebra el domingo siguiente), se realiza  la procesión con Jesús Sacramentado por las calles de nuestras ciudades y pueblos, es un testimonio público de veneración hacia la Santísima Eucaristía.


  Llevamos a Cristo por los calles de nuestra ciudad. Encomendamos estas calles, estas casas, nuestra vida diaria, a su bondad. Que nuestras calles sean calles de Jesús. Que nuestras casas sean casas para él y con él. Que nuestra vida de cada día esté impregnada de su presencia. Con este gesto, ponemos ante sus ojos los sufrimientos de los enfermos, la soledad de los jóvenes y los ancianos, las tentaciones, los miedos, toda nuestra vida. La procesión quiere ser una gran bendición pública para nuestra ciudad: Cristo es, en persona, la bendición divina para el mundo.
Arreglemos nuestras fachadas con banderas , flores y mantones que den a entender que estamos alegres de que JESÚS PASE FRENTE A NOSOTROS.


1 comentario:

CHARO dijo...

No lo has podido explicar mejor, es un día muy grande para los cristianos donde veneramos el mismísimo cuerpo de Cristo.Saludos