sábado, 13 de junio de 2009

Vacaciones en casa

 
El que no tenga las vacaciones claras, debe de poner este año ingenio dada la situación económica que vivimos.
La crisis limita los movimientos veraniegos, no se pueden hacer gastos extras, y los hijos y nietos necesitan airearse.
 
Pero la imaginación y ese sexto sentido que tenemos los padres, nos debe de dar pistas de como pasarlo bien, cambiando la rutina diaria sin gastar demasiado.
Si lo analizamos y nos hacemos la simple pregunta de ¿yo conozco bien la ciudad donde vivo y su entorno?, es muy posible que descubramos que no conocemos su verdaera belleza y arte, y pensandolo un poco podremos organizar visitas culturales preparandolas adecuadamente, excursiones deportivas, escaladas, dias de pesca, etc. que nos hagan salir de la monotonia, y dar pié a una tertulia al final del dia que haga más amena la excursión con las experiencias de cada uno.
 
En Valencia el colofón a un dia de estos es tomar la clásica horchata, cuyo gasto puede soportar cualquier bolsillo.
Creo que es una prueba de sobriedad, el adaptarnos a las necesidades y circustancias de cualquier momento, aceptándolo con sencillez y alegria.
 
Posted by Picasa

14 comentarios:

Alejandro Kreiner dijo...

Las vacaciones programadas no siempre son las mejores.

Saludos.

DEMOFILA dijo...

En la Ciudad de cada uno se pueden pasar las vacaciones, mejor porque en verano hay menos gente.
Yo, en Marbella, disfrutaré de la playa, pero en julio y agosto está un poco insoportable.
Besos de una marbellera

Salvador Pérez Alayón dijo...

Vacaciones, ocio, tiempo libre. Llega el momento de hacer un alto en la cotidianidad del trabajo, en el esfuerzo que conllevan nuestras obligaciones materiales, y en el tiempo que absorbe nuestra rutina diaria. Cuando pensamos en ocio, hoy en día lo relacionamos con el recrearnos, o incluso con perder el tiempo. Lo curioso de esta manera de ver el ocio es que es completamente ajena a su verdadero significado. Esta pausa que hemos dado en llamar vacaciones, es un invento moderno, necesario, sí, ¿pero necesario por qué? Por el descanso, decimos. Porque es el momento que necesitamos para dejar de lado lo que hacemos siempre y preguntarnos por qué lo hacemos, hacia donde nos lleva. En definitiva -y esto es el auténtico ocio- para contemplar nuestra propia existencia, nuestro paso por la vida y descubrir el sentido de todo ello, que explique nuestro esfuerzo, nuestras alegrías y tristezas, nuestra modo de relacionarnos con aquellos que queremos, que nos descubra aquello que nos conforma, eso que fuimos, eso que somos y eso que aspiramos ser.
Por ello, este tiempo que nos permitimos, debe ser un tiempo provechoso, no en el sentido utilitario, sino vital, de suma importancia. Un tiempo donde reencontrarnos para poder seguir caminando en lo que aún nos queda, y hacerlo alumbrados por el sentido, para evitar el peligro de hacerlo a oscuras.
Es por tanto el momento, no sólo de descansar, de 'disfrutar', sino también de reflexionar, y por ello el Instituto John Henry Newman y la Universidad Francisco de Vitoria, apoyaran un espacio, durante una semana, donde tu reflexión alcance esa fecundidad que ella misma exige.
Esta reflexión hace tiempo que la tengo en mi correo, y me pareció bastante interesante, pues siempre he sido contrario a salir por casi obligación y compruebo que después, en muchos casos, se viene peor. en fin, me pregunto si estos tiempos de crisis quizás, como tu dices, nos vendrá bien para tomar en consideración otras formas de ver las cosas.
Un abrazo.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Icue...

Muy buena idea la que expones hoy, la pondré en práctica para las vacaciones que se aproximan.

Mi ciudad, Tunja, es una ciudad colonial llena de historia, arte y cultura, se pueden hacer muy interesantes visitas sin necesidad de ir muy lejos.

Cordial saludo-

ARCENDO dijo...

Genial idea... Saludos.

icue dijo...

Alejandro.
Tienes razón a veces programamos demasiado y luego vienen los imprevistos y nos rompen todo.
Un abrazo

icue dijo...

Demifila.
Tienes razon. en Marbella debe haber mucha gente, pero seguro que hay rinones deliciosos que hacen disfrutar.
Un abrazo

icue dijo...

Salvador.
Lo explicas muy bien y muy clar el tema del descanso, yo lo concretaria diciendo que descansar es cambiar de actividad, no se descansa más sin hacer nada, al contrario eso es lo que agota.
Un fuerte abrazo

icue dijo...

Rafael
Para miya es un logro que al menos una persona diga que va a intentar probar esta solución de vacacione, yo te aseguro que a mi me va muy bien.
Un fuerte abrazo

icue dijo...

Arcendo.
Tu siempre tan positivo y alentador, muchas gracias.
Un abrazo

Patricia dijo...

Que linda verdad! para pasar unas lindas vacaciones no se necesitan nada mas que sentirse feliz de cuanto te rodea e indagarlo mas profundamente para conocerlo mejor!
mmmmmm debe haber estado deliciosa la horchata!
bess

icue dijo...

Patricia.
De verdad que si somos dociles y aceptamos la vida como se presenta con muy poco podemos ser felices.
Cuando vengas por aqui estás invitada a una horchata.
Con cariño

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Tuve mis vacaciones en lo que acá es el comienzo del Otoño...si bien no pude hacer ni la mitad de las cosas que me tenía propuesto, lo disfruté bastante porque tenía mentalidad para ello.

Ahora bien, apuntas a una situación especial: muchos quieren conocer tierras lejanas y viajar al extranjero...cuando se tienen panoramas aún mejores a unos cuantos kilómetros de casa. De hecho, al menos en Chile, la situación económica ha causado un aumento de los viajes nacionales en desmedro de los internacionales.

Saludos afectuosos, de corazón.

Hilda dijo...

Disculparás la ausencia, pero bueno, aquí ando. Que lindo post, me encantó eso de adaptarnos a las necesidades y circunstancias de cualquier momento, aceptándolo con sencillez y alegría. Frase muuuy sabia en verdad. Y creo que una de las causas de infelicidad de los seres humanos precisamente radica en no sabernos adaptar y querer tener lo de antes, cuando es obvio que no lo tenemos.

Me hiciste recordar una película argentina-española llamada Conversaciones con mamá, de la cual hablé una vez, porque justo uno de sus protagonistas está así, queriendo gastar lo que no tiene por mantener un estilo de vida y cuando se adapta logra la felicidad.

Saludos cariñosos. Hilda