miércoles, 23 de noviembre de 2011

La verdad

Todos sabemos la gran cantidad de insidias y de argucias que se traman hoy dia, para destruir o disminuir la verdad.
Desde que eramos niños, todos teniamos horror a la mentira.
Pués bien, hoy se diria que el mundo vive alegremente sumido en el embuste general, querido y organizado.
Es muy dificil casi imposible, leer o escuchar algo que sea cierto en su integridad, se intenta a menudo, dar apariencia de verdad a lo que en realidad es falso.
¿Seremos capaces de cambiar esto, y volver a lo que pensabamos en la niñez?.

Posted by Picasa

5 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Icue.
El ciclo de la vida va cambiando.
Pero si tenemos unas buenas raices y sabemos defender nuestros valores (muchos son los mismos que la ética) y sin ninguna clase de fanatismos respetando la manera de pensar de motras filosofías sin salir de la nuestra.
Yo no quiero apartarme nunca de Jesús, es el camino que elegí.
Pero trato con respeto a las personas que no piensan como yo.
Besos, Montserrat

Angelo dijo...

Yo albergo la esperanza de que sí. Pero claro he sido bendecido con una gran dosis de ella.

Veo que la palabra insidia se ha puesto de moda. ¿Donde la escuché?.... Ah si, ... uno que ya se ha ido. Un abrazo

PEPE LASALA dijo...

Totalmente de acuerdo amigo Icué. Soy de la opinión de que hay que mantener e incluso fortalecer el niño que todos llevamos dentro, el niño que somos. Me ha gustado mucho tu entrada amigo. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

Josefa dijo...

Hola Icue: Pidamos a Dios para que
siempre triunfe la verdad sobre l maldad.
Se te extraña por el blog de josefa.
Un beso

Hilda dijo...

Esperemos que sí ICUE, mientras que cada uno de nosotros siga gritando a los cuatro vientos la verdad, mientras sigamos enseñando que no porque la mentira sea dicho por muchos dejará de ser mentira. Y mientras eduquemos a las futuras generaciones a que tengan criterio para distinguir la diferencia.

Saludos. Hilda