lunes, 7 de noviembre de 2011

Si quieres jugar fuerte, haz oración

Le habian preguntado a una niña de siete años que estudiaba el Catecismo, cuantas clases de oración habia, y la pequeña contestó:
Hay dos clases de oración: la mental que es aquella que se piensa, y la vocal, la que se dice sin pensar.
Mala cosa seria que rezaramos asi. Quien actue asi no hace oración "aunque mucho menee los labios" decia Santa Teresa.

El foco más importante en la en la vida de oración personal es la meditación, no pueden faltar en nuestra jornada unos momentos dedicados especialmente a frecuentar a Dios, elevando hacia El nuestro pensamiento, sin que las palabras tengan necesidad de asomarse a nuestros labios, por que cantan en el corazón.
Ese momento debe tener un tiempo fijo cada dia y un lugar adecuado, el mejor lugar es frente al Sagrario, contemosle al Señor lo que anida en nuestro corazón, lo que nos preocupa, lo que nos alegra, lo que nos duele, en la seguridad de que seremos escuchados.

En cuanto a la oración vocal, que nos demos cuenta de lo que decimos, que sepamos meternos en cada uno de esos misterios del Rasario como un personaje más, que sepamos rumiar las frases de un Padre Nuestro, que nos sintamos delante de Dios de la Virgen y de los Santos al rezar.

Que gran ayuda podemos encontrar en la oración, que gran paz se siente después de contar a Dios lo que nos pasa, en la seguridad de que nos ha escuchado al decirle: Señor mio y Dios mio creo firmemente que estas aqui, que me ves que me oyes.

10 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Icue:
Un buen post sobre sobre la Oración.
Muchas veces se reza sin meditar, como una rutina.
En cambio si uno se centra, entra en una Paz interior, una comunicación entre Dios y el yo.
Un abrazo, Montserrat

Antonio Fernández López dijo...

Te agradezco tu entrada. Te devuelvo amablemente tu visita y espero y deseo que sólo sea la primera de muchas más. Todo el respeto para tu propuesta desde un mundo, el mío, que, hoy por hoy, se encuentra muy lejos de la confesionalidad que tú menifiestas, pero que, en cambio, se siente muy cerca de la actitud ante la vida que yo quiero ver en tus palabras. Un abrazo

Ricardo Miñana dijo...

Una tierna entrada, es un placer pasar por tu casa.
que tengas una buena semana.
un abrazo.

Tatuagem dijo...

No basta memorizar las palabras y repitirlas sin saber lo que significan...

Saludos

PEPE LASALA dijo...

Preciosa y emotiva entrada amigo Icué, excelente exaltación a la Oración. Gracias de corazón por recordarnos lo que significa hablar con Dios, a mi me ayuda mucho. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

icue dijo...

Montserrat. Efectivamente la paz que se siente al ponernos junto al Señor no se puede comparar con nada.
Un saludo afectuoso

icue dijo...

Antonio Fernandez, me conmueven tus palabras de comprensión y sinceridad, pido en mi oración al Señor que pronto tu mundo se llene de esa confesionalidad que citas.
Un fuerte abrazo

icue dijo...

Ricardo gracias por tu visita, me alegra valores el tema de la oración.
Con gran afecto

icue dijo...

Tatuagem. Si no basta con memorizar, las palabras de la oración deben nacer del corazón y que nos lleven a un afan de mejorar y ayudar a otros.
Un abrazo

icue dijo...

Pepe, bien se como te ayuda tu proximidad a Dios, nos lo demuestra todos los dias con tus manifestaciones públicas en tu blog.
Un gran abrazo