jueves, 18 de octubre de 2012

La fuerza de la fe.




En una Misa celebrada ante 70.000 personas en Berna por el Papa Juan Pablo II, decía que había llegado la hora de preparar jóvenes generaciones de apóstoles que no tengan miedo de proclamar el Evangelio.

Como medios proponía la lectura de la Sagrada Escritura, la oración personal, la confesión, la participación en grupos parroquiales, etc.
Precisamente coincide exactamente esta idea con las conclusiones a las que están llegando los obispos en el Sínodo que estos días se celebra en Roma.

Repitió el Papa una vez más esa frase tan suya de “no tengáis miedo” y como ejemplo claro dijo que después de sesenta años de sacerdocio ofrecía con alegría su testimonio.
Y que testimonio tan ejemplar nos da este hombre de Dios, la contradicción entre la caducidad de su cuerpo y la vitalidad de su fe, fascina a la juventud del mundo.
 El Papa vive por que su fe vive, su debilidad se ha convertido en fuerza. Que gran cosa seria seguir estos pasos  en este año de la Fe que estamos viviendo.

7 comentarios:

trimbolera dijo...

Su persona era un imán.

Clo dijo...

Siempre destacó que le siguiésemos los jóvenes siendo él tan anciano. Su espíritu era el de un muchacho y poca gente había que no sintiese afecto por él sin siquiera conocerlo.

Juan Pablo, segundo, te quiere todo el mundo!

CHARO dijo...

Admiro profundamente a este gran Papa y hombre de Iglesia, su vida me parece un auténtica entrega a Dios y suelo pedirle que interceda por mí ante Él.......pues yo tampoco quiero tener miedo.Saludos

PEPE LASALA dijo...

Sigue atrayendo nuestros corazones, debemos de continuar su evangelización. Me ha encantado tu entrada amigo. Feliz año de la Fe. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

Ángeles dijo...

Siempre he admirado a este papa, que con su entrega, fue sembrando semillas de luz, que hoy continuan germinando.

Estuve en las dos ocasiones que él vino a Madrid, y puedo afirmar, que emanaba de él una luz, que acariciaba el alma.

Lo que sí quiero decir, es que le he orado en muchas ocasiones, y siempre me he sentido reconfortada con su recuerdo. Si los ángeles caminan por la tierra... Él era uno de ellos

Un saludo.

Josefa dijo...

Juan Pablo II un gran papa. Lo que mas gustaba de el era la admiración que sentian los jóvenes por él.

Este blog transmite valores cristianos.
Un beso

icue dijo...

Veo que todos reconocemos la grancategoria del Papa Grande, que el Señor nos dió, tebnemos que encomendarnos a el, y pedirle que interceda para recuperar la moral y buenas costumbres que se han perdido.
Atodos un fuerte abrazo