viernes, 25 de enero de 2013

La educación de los niños

El niño es como una esponja que absorbe todo lo que se pone junto a su piel. Mucho, depende de lo que le ofrecen quienes son responsables de su educación. La madre es la máxima “comunicadora” con el hijo, desde el periodo embrionario, donde el contacto entre ella y el feto es de una riqueza enorme.
Existen estudios que muestran cómo el afecto materno en el periodo de la gestación puede llegar a influir en la vida de un niño. Después del parto, la madre sigue ocupando un papel privilegiado. En muchos pueblos todavía la lactancia se prolonga durante varios meses, e implica un encuentro cara a cara entre ese par de ojos que es un niño, y la mirada tierna y amorosa, llena de afecto y de esperanza, de quien le dio a luz.
Desde el nacimiento y con el pasar del tiempo los contactos se van abriendo a más personas. En primer lugar, al padre, que comparte con la madre las fatigas y dificultades. Luego, a los hermanos, los abuelos, los tíos y primos
Los contactos iniciales marcan profundamente la vida del hijo y lo introducen en el mundo de los valores. El desarrollo de la propia vida ética depende también de otros factores, y se va configurando a lo largo de los años de la infancia, y la niñez , lo que se ha sembrado dentro del hogar resulta ser de un valor extraordinario, muchas veces decisivo para el resto de la vida.
Por eso una familia que quiera un hijo feliz, un hombre maduro, debe prestar atención a esas primeras etapas, debe tomar conciencia del milagro maravilloso que se opera ante sus ojos: el ingreso en el mundo de los valores de un ser que mañana podrá ayudar, quiéralo Dios, a otros nuevos hombres y mujeres a ser felices como lo fue él gracias a unos padres que se amaban y que le amaban.

21 comentarios:

PEPE LASALA dijo...

El hecho de darles amor desde pequeñitos influye mucho, y como bien has dicho incluso desde el período de gestación. El acariciar la tripita de la madre es un gesto de cariño, es como si les acariciases a ellos, ellos sienten desde el primer momento. Muy buena entrada amigo, feliz fin de semana.

Militos dijo...

Hola Icue, hace mucho que no vengo por aqui, antes era más fácil, pero gracias a Dios esto se ha ensanchado para bien de la humanidad, jaja...

Me ha gustado mucho tu post, pues todo es como dices, Cuando te encuentras con alguien feliz es porque ha tenido una infancia feliz, todo lo contrario ocurre con la persona amargada.

Lo del periodo de gestación es un gran descubrimiento, fíjate que mi yerno cuando esperaban a su hija, ahora de dos años, solía poner cerca de la madre, música buena de Jaz que a él le gustaba; más tarde, cuando nació y estaba inquieta o lloraba, le ponía las mismas canciones y la nena se calmaba. Lo pude comprobar el mes que pasé con ellos para ayudarles con la nena. Es fabuloso.

Un beso con cariño

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Desde el estado de gestación se aprecia el cariño, las caricias...hasta la vibración de la música.
Precioso Post.
Un abrazo.

Rafael dijo...

Son un tesoro precioso y delicado.

Un abrazo

RECOMENZAR dijo...

Muy bueno tu blog
me deja pensando

Ángeles dijo...

Todo es como tu lo has expuesto Icue, para mí, el inmenso potencial de sentimientos que experimentas, cuándo sabes que una vida pequeñita ya late en tu vientre, lleva a dar todo lo mejor que sabes y tienes, para que esa vida comience a sentirse querida.

Un saludo, con mis deseos de felicidad

icue dijo...

Pepe Lasala, que bien lo explicas, de como tratar al niño en esos primeros momentos, se ve tienes experiencia, que muchos aprendamos de ti.
Un abrazo

icue dijo...

Militos que gran alegria verte por esta tucasa, comprendo que estás muy ocupada con la extensión que han tomado tus comunicaciones, me alegra mucho tu comentario que siempre da en el clavo.
Con todo cariño y afecto

icue dijo...

pedro Luis veo que lo que estamos defendiendo es una realidad, todos coincidimos en lo mismo.
Un abrazo y gracias por tu visita que siempre es un honor

icue dijo...

Rafael, que sepamos conservar ese tesoro en su valor real.
Un abrazo

icue dijo...

RECOMENZAR, me alegra que te haga pensar es señal de que podemos mejorar cuando estamos abiertos a lo que escuchamos.
Con todo cariño y simpatia

icue dijo...

Angeles que hermoso es lo que dices, que Dios te bendiga.
Contodo cariño

CHARO dijo...

El regalo más maravilloso que da la vida a la mujer es ser madre claro que esto va acompañado de una gran responsabilidad por esa pequeña vida que se trae al mundo.
Tienes razón en todo lo que dices aunque también es verdad en que hay ocasiones que no te explicas cómo ha podido "salir" alguien de una forma tan diferente a la educación y cariño recibido.Saludos

elsillóndepapá dijo...

Muy cierto amigo Icue, son como esponjas y todo lo que ven, lo que oyen, lo que reciben, lo absorven... pero después te lo devuelven multiplicado por mil. Dale amor a un niño y el te dará mil amores. Son lo mejor y más puro de este mundo. Un abrazo

ADELFA MARTIN dijo...

Un maravilloso regalo que he tenido el privilegio de vivir ya en la 2da generaciòn...Cuanta responsabilidad! y con cuanto amor la asumimos...

¡¡preciosa tu entrada!


Mis saludos

icue dijo...

CHARO, ese regalo que dices piensa que tiene su proyección en el futuro, lo que eduquemos puede llegar muy lejos, no lo veremos, pero quedará pa hacer bien a muchos algún dia.
Con todo cariño y afecto

icue dijo...

elsillon de papa, muy bonito lo que dices en tu comentario, recibimos mucho más de lo que damos, su fueramos más generosos, mucho más recibiriamos.
Gracias por tu visita
Un abrazo

icue dijo...

Adelfa, que hermoso es recibir ese encargo de educar a los hijos con res ponsabilidad, enhorabuena, se ve que eres consciente de lo que llevas enre manos.
Un saludo cariñoso

JUAN FUENTES dijo...

Cuándo llegamos a la senitud,tenemos que buscar caminos para no entrar en la decadencia mental.
Cada persona intenta hacerlo a su manera.
Saludos

icue dijo...

Juan Fuentes, tu has entrado en el buen camino, y por cierto con mucha fuerza, que Dios te acompaña siempre.
Un abrazo

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Buenas tardes Icue.
Totalmente de acuerdo.
Además una madre y un padre lo son para toda la vida, y si se jerce con cariño, la personita, crecerá con más autoestima y seguridad.
Un abrazo, Montserrat