martes, 29 de enero de 2013

Yo veo asi el trabajo.

El trabajo es bueno. Lo desagradable es el cansancio. A cualquiera le gusta realizar cosas, y todos trabajarían mucho si no fuera por el cansancio. Pero el cansancio es inevitable, y quien intenta suprimir totalmente el esfuerzo está llamado a la amargura del fracaso. Con el trabajo todos podemos ser santos. A pesar del cansancio, es posible ser feliz trabajando si se encuentra un motivo noble para hacerlo.
Podemos reunir los motivos para trabajar en tres grupos: 1. Motivos un poco egoístas: obtener dinero, fama, éxito, lujo, joyas... Estos planteamientos invitan a conseguir esas cosas trabajando lo menos posible. El trabajo sigue siendo una pesadez. 2. Motivos humanos nobles: contribuir al bien de otros, sacar adelante la familia o la sociedad... Con otras palabras, trabajar con espíritu de servicio. Esta mentalidad ayuda a trabajar feliz. 3. Motivos sobrenaturales. - El trabajo es colaboración con Dios Padre en la mejora de la Creación. - El trabajo es imitación de Dios Hijo que pasó muchos años trabajando. - Quien trabaja realiza algo que Dios quiere y por tanto agrada al Señor y se santifica. Así el trabajo colabora con el Espíritu Santo en nuestra santificación.
Para ser feliz trabajando conviene tener en cuenta algunos aspectos: o Rectificar la intención: añadir a los motivos egoístas una intención de servicio a los demás o de amor a Dios. Esta finalidad noble es el requisito fundamental para ser feliz trabajando. o Trabajar bien: con atención, intensidad, cuidado de los detalles... Las chapuzas no satisfacen ni al que las hace, ni a los demás, ni a Dios. o Distribuir bien el tiempo.- Para cumplir con las obligaciones de atención a la familia, a Dios, etc. o Trabajar con sentido apostólico.- Así fue el trabajo de Cristo. Toda su vida tenía este sentido redentor.

12 comentarios:

elsillóndepapá dijo...

Lo ideal sería acudir al trabajo con los tres puntos en mente, mejor en orden inverso, todo es necesario, pero lo que realmente nos hará felíz será lo sobrenatural, o por lo menos así lo creo yo, porque por dinero, llegará un momento en que te salga por las orejas o que nunca te llegue y pares, por los demás, a lo mejor eseras algo de ellos o ves que nunca llega y paras y por Dios, siempre será bien recibido y recompensado. Un abrazo Icue

CHARO dijo...

Lo que dices es muy cierto pero hay circunstancias en las que hay que trabajar en unas condiciones tan denigrantes y dictatoriales para el trabajador que puede resultar insoportable este trabajo y por mucha fe que se tenga y por mucho que se ofrezca a Dios todos esos sufrimientos lavorables llega el momento que hasta se puede enfermar por tanta tensión acumulada y entonces la fe no sirve de nada (en este tema laboral aunque sí da fuerzas para seguir adelante en la vida ) y te aseguro que estas situaciones existen,que hay empresas donde se explota de una forma terrible al trabajador ¿quién puede ser feliz con un trabajo así?. Saludos

icue dijo...

elsillondepapa, que clar lo tienes, me da alegria ser amigo tuyo y enrriquecerme con lo que escribes.
Un abrazo

icue dijo...

CHARO, TENEMOS LA OBLIGACIÓN SERIA DE LUCHAR CONTRA ESAS SITUACIONES QUE CITAS Y QUE SON MUY CIERTAS.
pIENSO QUE TAMBIEN EN ESAS SITUACIONES HAY QUE METER AdIOS, PARA QUE ANTE ESAS INJUSTICIAS AYUDE.
GRACIAS POR TU COMENTARIO
SALUDOS CARIÑOSOS

Josefa dijo...

El trabajo santifica. Y el que mejor recompensa es el que dedicas a Dios.
Me encantan leer tus textos.
Un beso.

icue dijo...

Josefa que alegria me das al decir que el trabajo santifica, hoy dia pocos lo reconocen, pero cuando esto se tiene claro uno es mucho más feliz,
Saludos afectuosos

PEPE LASALA dijo...

Sabios consejos Icue. Me encanta tu forma de pensar y cómo nos la transmites. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana.

icue dijo...

Amigo Pepe creo que pensamos de forma muy parecida, tu labor merece todos los elogios.
Unabrazo

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Icue.
El trabajo si se hace con vocación, atención y responsabilidad y ofreciéndolo con amor a Dios, deja de ser un castigo.
Gracias por compartir este Post.
Un abrazo desde Valencia, Montserrat

icue dijo...

Montserrat, defines muy bien lo que es el trabajo, so lo hacemos cara a Dios es algo grandioso, es algo que nos ennoblece y hace más felices.
Con gran afecto

Indiasena dijo...

El trabajo...remedio para muchos males...
Gracias.

icue dijo...

indiasena, si es un gran remediopara muchos males, entre ellos ayudar a los demás.
Saludos