lunes, 10 de junio de 2013

Dar de comer al hambriento.

                              

En una de las últimas audiencias el Papa invitó a “contrarrestar el desperdicio de alimentos”. En concreto, pidió que cada uno haga su parte para no desperdiciar comida. “Los alimentos que se tiran a la basura son alimentos que se roban de la mesa del pobre, del que tiene hambre”, aseguró.
Es un tema para reflexionar.
¿Hoy día quien no tiene en las cercanías de su casa varias personas, que piden para poder comer?, y muchas veces no les damos nada, llegamos hasta dudar del uso que harán de lo que les podamos dar.

Si de verdad este problema nos inquieta y hace pensar, veo muy fácil que en cada casa se apartara un poco de la comida del menú diario, y se depositara en uno de esos tapet de plástico que tiene garantizada la higiene y se hiciera llegar a esa persona que se pasa el día en la esquina de casa.
Esa comida es la que a veces se tira y a la que hace referencia el Santo Padre.
La cantidad de comidas diarias que se repartirian podían ser muy numerosas,no tiene valor económico para quien la hace, pero si muy importante para quien la recibe. es un tema para considerarlo cada uno en conciencia.



9 comentarios:

CHARO dijo...

Ya estoy de nuevo por aquí pues mis vacaciones terminaron. desde pequeña me inculcaron que la comida es sagrada y que no se debe de tirar así que no concivo que se tire ni siquiera un pedazo de pan duro, pero lamentablemente hay demasiadas personas que no valoran esos alimentos y los tiran sin ningún reparo.La idea que expresas es estupenda.Saludos

releante dijo...

Estoy plenamente de acuerdo, tiramos mucha comida, especialmente las macrocadenas, que podrían ser aprovechadas por los más necesitados, al igual que en los restaurantes. En mi casa estamos con la campaña 0 comida a la basura. Un abrazo

eligelavida dijo...

Totalmente de acuerdo. A veces juzgamos demasiado si la persona 'verdaderamente' lo necesita, cuando deberíamos pensar en lo difícil que tiene que ser para ellos pedir.

Un abrazo Icue!

Rafael dijo...

"Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: «Recoged los trozos sobrantes para que nada se pierda». Los recogieron, pues, y llenaron doce canastos con los trozos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido."

Efectivamente, no hay que tirar nada.

releante dijo...

Hola Icue, te he dejado un pequeño presente en mi blog, cuando gustes, pasa a recogerlo. Un abrazo

quedateenminube dijo...

Es verdad, que en el mundo actual se tira un montón de comida, o se caduca o se pone malo porque tenemos demasiadas cosas para comer.

Cuando pueda, por favor, pasase por mi blog que tiene un regalito de todo corazón.
Un abrazo y ¡¡¡Feliz fin de semana!!!

PEPE LASALA dijo...

Ahí está, sí señor. No hay que tirar la comida, porque seguro que le hace falta a alguien. Además, la agradecen mucho. Gracias por esta entrada que es todo un ejemplo. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amigo.

Rayén dijo...

Que buen tema, si fuesemos todos más generosos no habría tanto sufrimiento.
Mis saludos afectuosos.

Hilda dijo...

interesante idea, por acá, no sobra la comida, estamos muy acostumbrados a comprar solo lo necesario y no hay sobras del día, todo se consume.

Pero tu idea es muy buena.

saluditos. Hilda