lunes, 18 de enero de 2016

Ni ojo vió, ni oido oyó .....

El día de la Ascensión del Señor al Cielo, leemos en el Evangelio que después de decirles que recibirian el Espiritu Santo, mientras ellos miraban se elevó, y una nube lo ocultó a sus ojos.

Antes nos habia dicho que subia al Padre para prepararnos una morada junto a El.
Con nuestra mente tan limitada nos preguntamos muchas veces:¿como será el Cielo, que es eso, donde está, como llegar a él?


Si queremos pensar lo que será el Cielo, podemos recordar aquellas palabras del Apostol: "Ni ojo vio, ni oido oyó, ni pasó al hombre por el pensamiento cuales cosas tiene Dios preparadas para los que le aman, nos dice San Josemaria: ¿Os imaginais que será llegar alli, y encontrarnos con Dios, y ver aquella hermosura, aquel amor que se vuelca en nuestros corazones, que sacia sin saciar?. Yo me pregunto muchas veces al dia: ¿ que será cuando toda la belleza, toda la bondad, toda la maravilla infinita de Dios se vuelque en este pobre vaso de barro que soy yo, que somos todos nosotros?, y entonces se entiende aquello del Apóstol: ni ojo vió, ni oido oyó....vale la pena, hijos mios vale la pena"

Somos incapaces de imaginarnos esta maravilla, pero ese !!vale la pena!!, debe darnos fuerzas para luchar por conseguirlo.


Posted by Picasa

4 comentarios:

CHARO dijo...

Muchas veces pienso en cómo será ese cielo y si allí veré también a mis seres queridos.........pues sólo saco una conclusión: el mismo Dios es el cielo y con estar en su presencia todo lo demás no tiene importancia. Otras veces creo sinceramente que no lo merezco pero viene a mi mente la gran misericordia del Padre y me da mucha confianza pues yo siendo "vaso de barro" hago lo que sea por mis hijas ¿Que no haría nuestro Padre en si infinita bobdad por todos sus hijos? Saludos

Marcos dijo...

Es imposible poderselo replantear con nuestras pobres mentes, me basta con la promesa de un Dios omnipotente. Una de las cosas que mas me afianza en mi Fé es precisamente la imposibilidad de comprender sus Misterios de Fé. Es imposible llegar a entenderlos con mentalidad humana, precisamente por nuestras limitaciones con respecto a El. Griegos y romanos los humanizaron con sus tentaciones y defectos al igual que la gente. Prefiero la humanidad de un Dios que perdona.

Esteban dijo...

Tampoco yo soy capaz de imaginar el Cielo. Pero nunca está de más repasar el Evangelio, y lo que escribes, en todo caso, siempre ayuda pensar y darse cuenta, una vez más, que sea como sea lo que nos espere más allá de la muerte, no merece la pena actuar con maldad ni soltar nuestros demonios. Nunca.
buena noche. Un abrazo.

PEPE LASALA dijo...

Así es Icue, somos incapaces de imaginar el Cielo, y es porque somos incapaces de comprender desde aquí el infinito amor de Dios. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala