lunes, 9 de mayo de 2016

No se olvida nunca


Ahora que se acercan las fechas de las primeras comuniones, vemos como cada dia la primera comunión de unos niños, se va convirtiendo más en un acto social, y se va eliminando el verdadero sentido de un acto tan importante.
La primero comunión es uno de los siete sacramentos de la Iglesia Católica, y uno de los tres sacramentos de la iniciación a la vida cristiana, junto con el bautismo y la confirmación.
A través de la primera comunión, precedida de la confesión, y luego de cierta preparación llamada catequiesis, en la que se estudia el catecismo, es posible tomar por primera vez, la Hostia y el Vino, con lo que están recibiendo realmente el Cuerpo y la Sangre de Cristo.
 
Acontecimiento importante que merece celebrarse, pero de esto a montar toda una fiesta que lleve a los padres a tener que empeñarse económicamente, existe un abismo.
Recuerdo con gran cariño, la fiesta que organizaron mis padres para celebrarlo: Pusieron dos tazas de chocolate con galletas, una para mi hermano y otra para mi, la situación económica no daba para más.
Lo cierto es que con aquel detalle tan pequeño, pero tan grande a la vez, nos dieron una lección de sobriedad y elegancia, que nos educó en este tema para siempre.
 
No saquemos las cosas de su sitio, si que los tiempos cambian, pero no el sentido común, aprovechemos enseñando a los hijos y nietos, que la sobriedad se vive tambien en los grandes acontecimientos, y lo que deben recordar es la primera vez que fueron Sagrarios Vivientes, llevando a Jesús dentro de ellos.
Posted by Picasa

4 comentarios:

CHARO dijo...

A mí me da mucha pena en lo que se ha convertido la primera comunión que más que un sacramento es todo un acto social donde los padres gastan hasta el extremo. Me da pena que felicites a una madre por la comunión de su hija y te conteste contando cómo era el vestido, el peinado, el fotógrafo, el banquete,los invitados, el vestido de su hija pequeña y el de ella misma, el "gran problema" que supuso que la niña de la comunión protestase a la hora de hacerse ciertas fotos...... y encima te enseñe las fotos de todo lo contado y no salga ninguna del sacramento.Saludos

Ester dijo...

Pues a mi me parecía que nos estábamos ciñendo mas a lo que representa el sacramento, mi nieta se está preparando y la veo ilusionada, hacen muchas cosas que luego comparte con la familia y los catequistas nos brindan la oportunidad de participar en algunos actos. Un abrazo

Ángeles dijo...

Icue, tienes mucha razón, para muchos padres, tomar la primera comunión es empeñarse en el banquete, la capea de turno, para que la fiesta sea mejor que la de otras niñas, no sé como hemos podido llegar a esto. En mi primera comunión faltó mi madre porque estaba agonizando la suya, mi vestido fue corto y no sentí envidia por los de "princesas" que llevaban otras niñas, porque solo pensaba en que Jesus iba a estar en mi cuerpo, la mano de mi padre estaba entre las mías y cuando comulgué, me sentí en el cielo de mi pequeña vida. Solo tuve el abrazo y la unión con Jesús y mi padre.

Creo que ya desde este momento marcamos a los niños, les hacemos egoistas y si les preguntas ¿por qué quieres hacer la comunión? Un 90% te contesta que para recibir regalos y llevo preparando a niños que hacen la comunión, más de 25 años, pero puede más la influencia de los padres sobre los preparativos, los regalos que quiere el niño, que el mensaje de amor, generosidad y perdón que este acto implica.

¡No se como se podría cambiar esto, porque el cambio habría que hacerle en la familia.

Un abrazo, y gracias por esta emotiva entrada que me ha hecho revivir la felicidad que sentí con mi primera comunión.
Un abrazo.
Ángeles

Ilesin dijo...

En la actualidad las persona ven ese sacramento de diversas formas, uno puramente social y otros con valor religioso, sin embargo no hay que olvidar que es un paso de preparación para los niños que dejan atrás una etapa de niñez para iniciar otra que los conducirá hacia la madurez de su ser, pero el como ve esa ceremonia dependerá mucho de todo lo que hayan recibido de sus personas más próximas.
Besos