jueves, 30 de marzo de 2017

Para que esto se arregle.

                                                 

El 28 de marzo de 1925 san Josemaría fue ordenado sacerdote. Con motivo del aniversario, se ha reproducido una conferencia de Mons. Javier Echevarría recientemente fallecido, de lo que nuestra sociedad necesita, no me resisto a publicar una pequeña parte de la misma.
                                                       
                
“Hacer presente a Dios en todas las actividades humanas es el gran desafío de los cristianos en un mundo secularizado, y es la tarea que San Josemaría recordó a miles de personas –sacerdotes y laicos– durante su vida. Su mensaje puede resumirse en pocas palabras: santidad personal en medio del mundo. Jesucristo se hará presente y activo en el mundo: en las familias, en la fábrica, en los medios de comunicación, en el campo..., en la medida en que Cristo viva en el padre y en la madre de familia, en el obrero, en la periodista, en el campesino...; es decir, en la medida en que el obrero, el periodista, el esposo o la esposa sean santos. Como afirmó Juan Pablo II,<< se necesitan heraldos del Evangelio expertos en humanidad, que conozcan a fondo el corazón del hombre de hoy, participen de sus gozos y esperanzas, de sus angustias y tristezas, y al mismo tiempo sean contemplativos, enamorados de Dios. Para esto se necesitan nuevos santos.>> 
                                                                         
                                                                         

3 comentarios:

Anónimo dijo...

personas que tengan esta formación son las que necesita esta sociedad,para que se acabe tanta falta de respeto y de humanidad con los demás.
Un abrazo

CHARO dijo...

Magnífico mensaje del que los católicos deberíamos dar cuenta.Saludos

Sara O. Durán dijo...

Hay tanto por hacer...
Un abrazo.