jueves, 7 de septiembre de 2017

Podemos ayudarles.



Hay en nuestra sociedad un problema que se palpa, que da pie a tantos desordenes que vemos muy de cerca cada día.
Cuando el número de analfabetos ha decrecido en tantos países, ha aumentado en proporciones asombrosas la ignorancia religiosa, incluso en naciones de antigua tradición cristiana. Por imposición laicista o por desorientación y negligencia lamentables, multitudes de jóvenes bautizados están llegando a la adolescencia con total desconocimiento de las más elementales nociones de la Fe y de la Moral y de los rudimentos mínimos de la piedad.  Toda miseria moral, cualquiera que sea, reclama nuestra misericordia  


Ahora, enseñar al que no sabe significa, sobre todo, enseñar a los que nada saben de religión, es decir, hablarles de Dios y de la vida cristiana. La catequesis ha pasado a ser en la actualidad una obra de misericordia de primera importancia, ¿nos animamos a ello? 

3 comentarios:

CHARO dijo...

Fui catequista durante 15 años, ahora no podría pues tengo una obligación prioritaria: Atender a mi marido enfermo ya que soy la única que le atiende y depende de mí para casi todo. Pero ya lo creo que es una gran obra de misericordia en estos tiempos que vivimos con la total ignorancia de la religión y la vida de Jesús y sus enseñanzas...... ya no sólo hay ignorancia si no que también hay un gran rechazo a la fe cristiana y un gran resentimiento contra la Iglesia, todo esto me da mucha pena.Saludos

Josefa dijo...

No he dado nunca catequesis. Pero en un grupo de personas mayores a las que enseñé a leer. En todas las clases le hablaba de Dios y era un satisfación comprovar como les gustaban cada día más las charlas que les daba. Eran personas que aunque creian . Por alguna razon habian dejado de ir a la Iglésia
Ahora ya no puedo practicar ninguna actividad pués las fuerzas no me acompañan.
Pero siempre donde quera que estoy aprovecho para poner mi granito de arena hablando de las bondades de Dios que es todo amor.
Un cordial saludo.

PEPE LASALA dijo...

Claro que tenemos que animarnos a ello... en mi Parroquia hay muchos grupos, de niños, adolescentes, jóvenes y adultos, y la verdad es que da gusto la cantidad de feligreses que acudimos. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala