martes, 12 de febrero de 2008

Santificar el trabajo.

 

Cuentan de aquel hombre que habia dedicado su vida al oficio de sastre:
Siempre habia sabido hacer de su trabajo una continua oración, a la hora de morir y recibir los Santos Sacramentos, quiso que le trajeran una aguja, la mostró a los presentes diciendo: Esta es la llave que me va a abrir la puerta del cielo.
Y otra anécdota , cuentan que Narciso Yepes, que con sus manos sensitivas hacia estremecer las cuerdas de su guitarra, cuando le preguntan si su música le gusta a Dios, dice que le encanta, pero más que la música, lo que le gusta es que le dedique su atención, su sensibilidad, su esfuerzo, su arte, su trabajo. Y además, ciertamente tocar un instrumento lo mejor que uno sabe, y ser consciente de la presencia de Dios, es una forma maravillosa de rezar de orar...
Esto es santificar el trabajo, cosa que se puede hacer con cualquier trabajo,desde el más humilde, hasta el de más alto nivel intelectual o cientifico, basta hacerlo bien y ofrecerlo a Dios.
 
Posted by Picasa

21 comentarios:

Sonsoles dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sonsoles dijo...

JEJEJE, YO AQUI SIEMPRE DEJANDO MI COMENTARIO, CREO QUE HE PUESTO UNA ENTRADA QUE TE PUEDE INTERESAR. SIEMPRE QUE ESTES PENSANDO EN DIOS, EN HACER LO QUE A ÉL LE AGRADA, ESTARAS OFRECIENDOLE TU TRABAJO A ÉL, AUNQUE EL TRABAJO TE GUSTE POCO, OFRECESELO, PRUEBA, TE GUSTARA MÁS. EL QUE PINTA PARA DIOS, HARA CUADRO INCREIBLES, EL QUE TOCA PARA DIOS SUS MANOS SE DEJARAN LLEVAR POR DIOS, ETC....
BSS

Ljudmila dijo...

Hola Icue tanto tiempo. Estuve atareada y con poco tiempo aunque estemos en epoca de vacaciones. Santificar el trabajo. Gran tema, que ademas de ser importante nos eleva espiritualmente, nos acerca a Dios.
Te felicito por el premio! Casi me da envidia, pero de la sana ;)

icue dijo...

ljudmila.
Pensaba que te pasaba algo y te encomendaba.
Gracias por tu felicitación.
Saludos

icue dijo...

sonsoles. He leido tu entrada mmuy buena como siempre.
Efectivamente cuando se trabaja cara a Dios, todo adquiere un colorido distinto, por que interviene la alegria y la paz.
Cariñosamente

Dorli dijo...

te ganarás el pan con el sudor de tu frente..., para algunos sonaba a maldición, pero en realidad, la santificación por el trabajo, es una gran, gran Bendición de lo Alto.
Saludos afectuosos.

Alter ego (el otro yo) dijo...

Hola icue ¿que tal? vengo del blog de dorli y de oscar y he visto su entrada y aprovecho para ver su blog,reciba mis cordiales saludos.
www.martin-almiron.com

Cristian dijo...

Con esto de santificar el trabajo, me recordaste una película que se hizo acá en Chile sobre el jóven san Alberto Hurtado, mientras hacía su tesis de abogado, en donde investiga el trabajo de las costureras explotadas por quienes vendían camisas en esa época (1920).
Bendiciones amigo.

Amanecer dijo...

Hola.
Bonita entrada, y mas si es dedicada a la santificaciòn del trabajo y a Dios.

Besos y muchos màs.

icue dijo...

dorli.
Tenemos que santificarnos en el sitio en el que estamos, enmedio del mundo, trabajo, familia, diversiones,
Da alegria hacer todo esto a gusto, disfrutando y si se hace cara a Dios no puede fallar.
Saludos

icue dijo...

alter ego.
Como me alegra verte en mi blog, que desde este momento es tuyo, seguiremos leyendonos.
Un abrazo

icue dijo...

amanecer.
Que bien que coincidamos en un tema que todos tenemos entre manos, que es trabajar, y lo hacemos por que Dios lo permite.
Tengo un recuerdo para los que no pueden trabajar, y se santifican con la enfermedad, o con no tener donde trabajar, a todos ellos los encomiendo.
Con afecto.

lojeda dijo...

Muchas veces pensamos que tenemos que hacer grandes sacrificios para buscar la santidad, y hoy tú nos recuerdas que no es tan difícil conseguirla si todo los hacemos es por y para Dios.
gracias por recordarlo.
Un abrazo

icue dijo...

Padre Cristian.
Cuantas profesiones son aprovechadas por desaprensivos, para ganar más, a esas personas exclavizadas no las dejan trabajar a gusto y ponen dificultades a su santificación, pero Dios nos quiere tanto que aún en esas situaciones se pueden santificar.
Cuantas gracias debemos dar a Dios, que da solución a todos nuestros problemas.
Un abrazo

icue dijo...

lojeda.
Alguna vez leia, que para santificarse no hay que hacer cosas excepcionales, por ejemplo cazar leones en los pasillos de nuestra casa, es todo más sencillo, más natural, es el trabajo, la mujer, el esposo, los hijos, las diversiones, es por ese camino ordinario donde debemos encontrar la santidad.
Saludos

Oscár dijo...

pues has puestos dos condiciones muy buena shermanos, hacerlo bien y ofrecerlo a Dios una sola no basta, una sola no es suficiente.

icue dijo...

Oscar.
Lo has entendido muy bien, si está mal hecho no lo podemos ofrecer a Dios, s como presentar una chapuza de trabajo a un cliente, eso no es serio.

Sonsoles dijo...

lo veis? no es tan dificil llegar a la Santidad. Ya sabemos que hay que hacer, ahora falta llevarlo a la practica, eso es lo mas chungo. TODO CRISTINO A`SPIRA A SER SANTOOOO!!!!

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Es cosa de filosofías...por desgracia, hay quienes usaron el buen fin del trabajo para extender su terror por el mundo; recordar el lema nazi de que "el trabajo hace libre".

Todo trabajo dignifica en la medida de que sea ejercido con respeto a los valores propios y comunes de la Humanidad; y eso vale tanto para el obrero, para el empleado...para el gerente y para el dueño.

Saludos cordiales.

Angel De Jesús dijo...

Saludos Hermano, ete articulo esta buenisimo Es muy cierto el trabajo se puede santificar. Yo soy seminarista y este articulo marca mucho mi vida. Espero que visite mi logs y deje su comentarios

icue dijo...

angel de jesús.
Que alegria encontrarme con un seminarista, desde este momento te encomiendo, hacen falta muchos sacerdotes.
Te visitaré
Un abrazo