jueves, 25 de febrero de 2016

Exigirnos lo que exigimos.


Leo hoy en Aceprensa este articuo, que no me resisto apublicar por su importancia.
"¡Los niños, a dormir, que la película tiene dos rombos!”, y los hijos, obedientes, envolvían su docilidad entre las sábanas, mientras los padres permanecían, como los rombos, pegados al televisor. De esta manera se mantenía inmaculada la pureza del mundo infantil a fuerza de alejarla todo lo posible de la hipocresía de los adultos.
Y si nuestros hijos nos preguntan por qué ellos no pueden ver o acceder a tal cosa, les respondemos que porque son pequeños. Así les mostramos que ser adulto justifica cualquier comportamiento, les enseñamos una forma equivocada de argumentar éticamente y les iniciamos en nuestra “esquizofrenia platónica”. Pero quizá ellos sean el reflejo de lo que nos gustaría exigirnos a nosotros mismos si la resignación no se hubiera apoderado de nuestras vidas desde que dejamos de ser niños.
Educar en la coherencia pasa por exigirnos lo que exigimos."

                        

10 comentarios:

Ángeles dijo...

Me parece una entrada fenomenal, es muy cierto que yo de niña he vivido esta situación, no en la televisión, porque no la teníamos, pero si en el cine. Ibamos los domingos a la puerta de la iglesia donde se resumía un poco la trama de la película y los rombos o las 3R que ya era peligrosamente mortal.

Me lo habían dicho en casa, en el colegio y te puedo asegurar que nunca, nunca nos saltamos esta norma porque aceptábamos que no era una película apta para nosotros...

Hoy me causa dolor y espanto, ver a niños pequeños ante la televisión, sin control de los padres, porque al menos los niños estan callados...¡Felicidades por tu entrada, ojalá se pudiese volver a lograr este modo de educar a los hijos.

Un abrazo.
Ángeles

Marcos dijo...

Amigo, que dificil es ser coherente en estos tiempos. Los horarios ya no delimitan programas, y te sueltan la sorpresa a cualquier hora. Y lo peor, como dice Ángeles, es utilizar la tele o el ordenador para que los niños no den guerra, sin prestar atención a lo que ven o hacen. Luego nos lamentamos.

CHARO dijo...

Mientras mis hijas eran pequeñas en casa sólo se veía la TV los fines de semana y esto me incluía a mí también que era la que tenía que dar ejemplo.Tu entrada la tendrían que leer muchos padres.Saludos

Esteban dijo...

¡Ay, cuánta razón tienes y qué difícil se nos hace predicar con el ejemplo! Que no es la mejor forma de enseñar, sino la única, como dijo el sabio.
Un abrazo, amigo.

PEPE LASALA dijo...

Ahí está Icue, el ejemplo debe partir de nosotros, los mayores, y en el ejemplo que demos encontrarán los niños la explicación. Muy buena referencia amigo. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

Patricia dijo...

Digno de ser leido por muchos padres y que invite a la reflexion sobre la manera como se educan los ninyos, me gusto mucho el post!
un beso, feliz fin de semana!

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Si, bien lo dices... mantener nuestra inocencia, nuestro propia niñez sagrada, más allá del ruido del mundo...

Luz y Gracia

Isaac

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

En minutos tendré un nuevo post y me encantaría que lo leyeras y comentaras...

Paz y Vida

Isaac

AMALIA dijo...

Estupenda entrada con una gran reflexión.

Enhorabuena.

Un abrazo.

icue dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, cada uno con su criterio llegamos a dar forma a un serio problema que tiene nuestra sociedad. un abrazo a todos.