martes, 23 de febrero de 2016

Por que no intentarlo?





      Pregunta capciosa del periodista a la Madre Teresa en una rueda de prensa:
      —Madre Teresa, tiene usted setenta años. Cuando se muera, el mundo seguirá igual que antes de que usted naciera. Después de todo el esfuerzo que ha hecho usted, ¿qué ha cambiado en el mundo?
      Sin alterarse, y con una encantadora sonrisa, responde la Madre Teresa:
      —Verá, yo nunca he querido cambiar el mundo. Yo solo he procurado ser una gota de agua pura en la que el amor de Dios pueda reflejarse. ¿Le parece poco?
      Silencio embarazoso en la sala donde se desarrolla la rueda de prensa. Lo rompe la Madre Teresa:
      —¿Por qué no intenta usted también ser una gota de agua pura? Así ya seríamos dos.
      La anécdota continúa. Se entabla un diálogo entre el desarmado periodista y la fundadora de las Misioneras de la Caridad, que le anima a convencer a su mujer y a sus tres hijos para que sean también gotas de agua pura, «... y ya seremos seis».

Y si tu y yo nos animamos podemos ser una multitud..........


 

4 comentarios:

AMBAR dijo...

Estoy muy de acuerdo con la Madre Teresa y muy agradecido a ti, por regalarnos este profunda reflexión.
Un gran no hace granero pero ayuda al compañero.
Un abrazo
Ambar

icue dijo...

AMBAR, gracias por tu comentaio, esta mujer fué y es un ejemplo para todos.
Un cordial saludo

CHARO dijo...

Y una multitud de gotas de agua pura es lo que le hace falta a este mundo. Preciosa anécdota.Saludos

icue dijo...

Si CHARO, lo que hace falta por aqui es un diluvio de estas gotas.
Un abrazo