jueves, 5 de junio de 2014

Ser catolico hoy

Leo un articulo en esta línea que escribo:
Está instalada en la opinión publica, entre católicos y no católicos, la idea de que la fe es un asunto privado, olvidando que la fe tiene una proyección apostólica, y por tanto debe llegar a todos, si la fe solo la viviéramos en nuestro interior, estaría muerta, adquiere vida cuando la hacemos llegar a los demás.

Al observar las manifestaciones de muchos políticos, que se llaman católicos, se pone uno “colorao”, al ver como caminan por el filo de la navaja.

Es una vergüenza, que el consejo del asesor de imagen de turno, haga que sus declaraciones sean sinuosas, o difuminadas, para que cuando hayan pasado por el tamiz de la opinión publica, no reduzcan el numero de votos en las elecciones más próximas.

Pero los políticos no son tontos, ya han captado antes como está el patio, en el electorado católico.

Este electorado, en una gran mayoría vive acomplejado, indiferente, indolente, tibio, ni frío ni caliente, es un terreno abonado para el político oportunista que tanto abunda hoy día.

También le ocurre a este tipo de personas que tienen miedo de contrariar al amigacho, siempre existe algún interés por medio, pero lo que ocurre es que cuando se da cuenta, se ha quedado solo, nadie quiere nada con él.

Esta situación del católico, si que tiene solución, en muchos terrenos de la vida publica y privada.

No somos católicos de sacristía, no estamos replegados en una esfera privada, somos ciudadanos del mundo, como cualquier hijo de vecino.

Es el momento de sacar ese caudal que llevamos dentro, que hemos acumulado a lo largo de los años, de cultura, de buen hacer, de buenas costumbres, en una palabra de amor a Dios, y que nos ha llegado a través de nuestros padres, de nuestros amigos, de una escuela seria, y de la Iglesia que siempre nos ha guiado con sus consejos y enseñanzas.

Es el momento de refundar nuestra fe, sobre unos cimientos menos medrosos y claudicantes.

El mundo necesita muchos locos, locos con el alma limpia, con el corazón ardiente, con el vigor del heroico soldado, y con la ternura de la madre, es el momento de los valientes.

12 comentarios:

CHARO dijo...

Aparte de lo que tú expones yo veo que hay bastante resentimiento contra la iglesia y sus seguidores y la verdad que no entiendo los motivos pues hay personas que teniendo ese resentimiento a la hora de pedir un tipo de ayuda acude a Cáritas en vez de acudir a su partido político o a su ayuntamiento.En ocasiones cuando hablas de tu fe y participación en la iglesia te ponen una cara de sota cómo si fueras una criminal en serie y luego me admiran que vayan exigiendo derechos iguales para todos sin ningún tipo de descriminación ¡¡¡y yo siento que me descriminan por creer en Dios y ser católica!!!Saludos

releante dijo...

Deberíamos ser mas valientes, menos acomplejados y en muchas ocasiones menos creidos. El sabernos católicos y practicar no nos convierte en "salvados", si no compartimos y salimos y vivimos en este mundo con la gente de este mundo, mezclándonos, opinando, explicándonos, quejándonos, participando, porque para eso estamos aquí, para ser el mundo, y no parte del mundo. Un abrazo

releante dijo...

Por cierto, enhorabuena por tu libro... me alegro mucho. Un abrazo

jackie dijo...

Adelante Valientes!!!! Su hora ha llegado!!! Muy bueno!! Ojala todos los catolicos tuvieran ese sentir. Le felicito! Saludos

Poetiza dijo...

Un placer leerte de nuevo, cuidate.

Anónimo dijo...

Cuanto tenemos que hacer los hombres y mujeres de hoy para sacar adelante esta sociedad.
Un abrazo

PEPE LASALA dijo...

Así es Icue. Hay que "repartir" fe y llenar de ella a los demás, vivir con ellos y para ellos, remangarse y trabajar por los demás. Hay muchas formas de hacerlo, en campañas de alimentos, comedores sociales... hay infinidad de actividades donde participar, y no sólo a través de organizaciones de la Iglesia, sino también en nuestro día a día con las personas que convivimos y con las personas que nos encontramos por el camino aunque sea tan sólo un instante. Creo que esa es una de las formas de mostrarnos como se mostró Jesús, siendo ciudadanos de a pie. Me encanta todo lo que escribes amigo y lo que opinas. Gracias por tus entradas. Un abrazo muy grande.

icue dijo...

CHARO, es fácil entenderlo, ellos odian a la iglesia, Jesús pide cosas a las que ellos no quieren comprometerse, quieren el desorden, la comodidad.
Un abrazo

icue dijo...

releante, e razón tienes deberíamos ser mas mortificados, mas valientes, mas osados, en eso nos ganan
Un abrazo

icue dijo...

jackie, si vamos adelante, vamos a decidirnos de una vez.
Un abrazo

icue dijo...

Poetiza, gracias por tu visita y tu elogio.
Saludos cariñosos

icue dijo...

PEPE LASA, este blog se enriquece con tu visita.
Un fuerte abrazo