miércoles, 14 de octubre de 2015

Muerte digna


El mismo día en que murió Andrea se hizo pública en Francia la sentencia sobre el caso Lambert, un hombre en estado vegetativo desde hace siete años, pero no terminal. Algunos familiares pedían lo mismo que los padres de Andrea: que se le retire la alimentación parenteral y se le sedara para que muriera. Otros parientes y el equipo médico actual se oponen. Los jueces responden que los médicos tienen “independencia profesional y moral” para decidir el tratamiento adecuado a un paciente, y por tanto no se les puede obligar a a actuar contra su criterio clínico
 
Convendría retener ese principio, para cuando surja otro caso duro y complicado como el de Andrea o el de Lambert. Desde luego, hay que dejar a los enfermos morir en paz, si el final es próximo e inevitable. Para que así sea, es necesario dejar a los médicos trabajar en paz.
 

 

5 comentarios:

AMBAR dijo...

Una muy complicada decisión, pero si es caso terminal y no hay ninguna esperanza, tampoco es moral esperanzador y humano verles sufrir lo indecible unos cuantos días más, tienen derecho a descansar en Paz.
Un abrazo.
Ambar

Marcos dijo...

Ya de por sí es un tema muy complicado por todas las emociones que conlleva, para que siempre acabe en primera plana, y los políticos echando el ascua a su sardina, con total menosprecio a sentimientos y creencias.

Armando dijo...

Totalmente de acuerdo contigo.
Un abrazo.

Julia L. Pomposo dijo...

Muy delicado esto de la utanasia, no en todos los casos es igual, es un equilibrio entre lo justo y el mandato divino. En fin, no me atrevo a juzgar.
Saludos cordiales

CHARO dijo...

Soy de las que pienso que hay que dejar a los médicos que actúen según su criterio.Saludos cordiales